ÍndiceÍndice  HolaHola  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 03 Mar 2010, 6:44 pm

Bueno te agradezco por comentarme...y aunque no sé si les gusta a las demás o no seguiré subiendo...como ya lo dije es una catársis.

Capítulo III


Luna

“–Bill dónde estas…vamos no juegues conmigo– Le buscaba tras un frondoso árbol, de pronto sus manos en mi cintura me pegan a él.
–Aquí estoy, no grites– volteé para mirarlo.
–Dónde estabas…
–También te buscaba – De pronto todo empieza a temblar y un gran agujero se abre bajo nosotros, cayéndonos instantáneamente…
–Luna…
–Bill…”


Sobresaltada desperté, había sido un sueño. La luz entraba por la ventana de mi habitación causándome un fastidio inmenso, quise levantarme pero no pude, una extraña debilidad se apoderó de mí haciéndome caer en mi cama. Casi inmediatamente una voz me saca de mis ensoñaciones…
– Luna despertaste
A lo lejos pude ver a mi madre que se acercaba casi corriendo. Me sentía flotar, casi desvanecida.
– Estás bien hija…contesta.
– Sí mamá solo que me siento muy cansada.
– Luna, Luna ya estás mejor– y sin poder evitarlo me abrazó…
– Mejor…no entiendo mamá.
– Luna llevas postrada en esa cama una semana…
Al oírla, un vago recuerdo se apoderó de mi mente…un rostro, un bello rostro vino a mi memoria, casi sin poder evitarlo pronuncié su nombre
– “Bill”
– ¿Conoces a ese chico?– Pensé que lo había susurrado, pero por lo visto no me di cuenta y se me escapó su nombre.
– Qué chico
– Ese Bill al que acabas de mencionar– Como pude me repuse lo más pronto posible.
– No mamá, yo no he dicho nada-
– Qué extraño, porque así se llamaba el chico que vino ayer…
Al escucharla me incorporé, no sé de donde saque fuerzas para mirar a mi madre de frente.
– Qué has dicho– sentía que mi rostro quemaba, el corazón me palpitaba tanto que la camiseta se movía a su ritmo.
– Sí, ayer vino un joven. No lo conocía, es más no era ninguno de tus amigos.
No entendía nada. Era imposible que fuera él…totalmente imposible.
– No se quien pudo haber sido ma, no conozco a ningún Bill – No pude soportar más y me recosté de nuevo dándole la espalda a mamá. Estaba sonriendo como una tonta.
– Tenía una ropa extraña, era muy delgado y estaba todo maquillado, parecía una mujer.

“Dios es él, pero cómo pudo pasar, cómo llegó a mi casa”

Quería gritar, quería saltar, abrazar a mamá, pero me contuve todo lo humanamente posible y tratando de ser indiferente le pregunté…
–Y que quería, no te dijo por qué vino
El aire me faltaba, mi rostro estaba rojo y mamá se dio cuenta al instante
–Habló poco, se notaba que estaba nervioso, aparte de que parecía muy tímido…

“Me imagino ese rostro todo sonrojado…diablos”

– Pero me dio pena, se notaba su preocupación, así que lo invité a que te viera
– ¡Qué!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
– Sí lo invité, pero se quedó en la puerta
Mentiría si no dijera que en ese momento deseé no tener madre. Cómo se la había ocurrido hacer que me viera…de seguro estaba horrible, llena de baba y quien sabe si estaría roncando…
– Madre no sabía que invitarás a extraños a ver a tu hija
– Es que me pareció tan preocupado y triste.
– ¿Así?

“Ummmmm…preocupado…triste…. Sí debe ser cierto, sino mamá nunca hubiera hecho lo que hizo…Qué emoción”

– Sí, me dió pena…pero no te preocupes se fue casi al instante
– Qué extraño, quién habrá sido…

“Me vio, me vio y ahora qué pasara…pero cómo llegó aquí…por qué lo hizo…ay ángel cuánto deseo verte”

– Estás muy roja Luna no tendrás fiebre– Y sin poder evitarlo me tocó el rostro.
– Creo que tienes un poco. Llamaré al doctor
– No es necesario…
– Recién has despertado querida, te desmayaste y el doctor te sedó para que descansaras, quizás es un efecto del sedante.
– ¿Sedante?
– No lo recuerdas
– Todo está muy confuso madre…– En verdad quería que se fuera y me dejara regocijarme en mi felicidad.
– Llegaste a la casa y te desplomaste en la entrada. Tu hermano te sostuvo si no hubieras caído pesadamente.
Oculté mi rostro en la almohada. La noticia de que Bill había ido a verme me tenía totalmente salida.
– El doctor dijo que era una descompensación por estrés, que una fuerte emoción pudo haber causado esa reacción.

“Sí madre fue una emoción tan fuerte sentir su piel, tocarlo, besarlo…”

– Debe haber sido por los finales…el profesor no me dejó entrar por llegar tarde, por eso vine temprano
–Pobre mi bebe– acercándose me abrazó fuerte…

“Madre por favor déjame sola…estoy a punto de gritar…de llorar”

– Te dejo querida... debo preparar el almuerzo.
– Mamá crees que mañana podré ir a la facultad…
– Mañana es domingo Luna, lo harás el lunes.

Mi madre salió sin imaginarse todo el mar de emociones que había provocado en mí. Como pude me levanté, me senté frente al espejo…qué era esta opresión que sentía mi pecho, qué era esta sensación tan tierna y a la vez tan violenta que me invadía cada vez que pensaba en él. Cómo pudo el ser más perfecto de la Tierra venir y buscarme, cómo pudo encontrarme y por qué lo había hecho. Nunca lo había visto, no sabía quién era ni qué hacía…era un total desconocido. Su recuerdo me inundó, el olor de su cuello, la suavidad de su rostro, su cabello enredado en mis dedos, su pecho agitado, sus manos tocándome…había sido demasiado. Tenía la certeza de que él iba a ser especial en mi vida, lo sentí cuando lo vi, cuando se acercó…era uno de esos momentos inevitables. Como pude volví a mi cama, sabía que no estaría tranquila hasta que lo viera y hablara con él…era claro que nuestro encuentro también lo había marcado o al menos eso quería pensar. Me tapé abrazando una vieja almohada que tenía desde bebe, pensando en que debía ser valiente y buscarlo a primera hora…debía verlo, sentirlo…ya lo necesitaba…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 03 Mar 2010, 7:11 pm

si!!!!!!
me gusto muxisimo el capi!!!!!
kien no se desmayaria con tal belleza enfrente!!!!
me encanto!!!!!
me gusta muxo tu fic!
continualo pronto!!1

lol! lol! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 03 Mar 2010, 7:12 pm

No se t vaya a ocurrir dejar de subirlo!!!
esta increible
ami me gusta mucho
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 03 Mar 2010, 8:39 pm

Gracias...me alientas a seguir
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Capitulo IV   Vie 02 Abr 2010, 3:30 am

Aqui esta mi cuarto capitulo...esperol es guste

Capítulo IV

Bill
No podía levantarme, solo la seguí con la mirada. Se perdió por los pasillos… lejos. Me quedé paralizado, con las manos vacías, la ropa desordenada y el pantalón abultado…muy abultado. Me sorprendí por este último detalle…nunca me había pasado con una chica, nunca había deseado tanto que alguien me tocara como deseaba que ella lo hiciera. Su contacto me enardeció totalmente, no supe cuánto tiempo me quedé ahí, solo reaccione cuando escuché la voz de Brian muy cerca.
– Bill te he estado buscando por todos lados.
¿Qué hacía Brian ahí? ¿Cómo me había encontrado? Y lo peor es que solo quería estar solo…solo con su recuerdo.
– Ya me encontraste ¿no?, deja de gritar– me levanté como pude…me sentía cansado..extrañamente cansado.
– Pero qué haces aquí, casi nunca vienes por estos pasillos…
– Hoy quise venir y punto, acaso tengo que darte explicaciones de lo que hago…
– Tranquilo amigo... ¿qué mosca te ha picado ah…?
– Ya dejémoslo ahí… sí…
– Claro, yo preocupándome por tu cita de hoy y tú me vienes con ese humor de perros.
– ¿Cita?– me quedé un momento pensando…era inútil aún sentía sus labios besándome el cuello…avanzando por mi nuca…un cosquilleo extraño se apoderó de mi ingle y como pude me tapé con el bolso.
– Con Derek tonto, es que acaso has olvidado que hoy vas a salir con él, hoy exactamente hace media hora.
– ¡Derek! es cierto, pero quedé con él a las 5.
– ¿Y qué hora crees que es?
Lo miré como si se tratara de un loco y vi mi reloj.
– m*erda, 5:30 pero cómo se me pudo pasar el tiempo– mis ojos vagaron por el firmamento, me sentía solo inmensamente solo desde que ella me había dejado en esa columna. Había estado ahí cerca de tres horas…tres horas…y no las sentí…maldita sea…no las sentí.
– Oye despierta… Derek debe estar esperando.
La voz de mi amigo comenzaba a irritarme, así que me puse los lentes, cogí mi bolso y me alejé rápidamente.
– Bill…espera no te vas a arreglar.
– No tengo tiempo.
– Pero vas a ir así.
No podía estar tan mal, además no tenía ganas de nada, solo iría por no dejar plantado a Derek, no se lo merecía.
– Mírate siquiera.
Brian se puso delante de mí con un espejo en la mano...se lo quité de las manos enojado, sorprendiéndome al instante. Mis ojos, aunque brillaban humecidos, se veían tristes, mi cabello estaba alborotado, mi maquillaje no existía y mis labios estaban resecos.
– Diablos no puedo ir así.
– Derek te esperará, arréglate un poco.
– Tendrá que esperar.
– Pero valdrá la pena ¿no?
– Por supuesto…
Entramos al baño. Brian llevaba su infaltable neceser, en él tenía de todo…era lo mejor. Me lavé la cara a conciencia y luego de tenerla limpia tomé unas sombras oscuras, el lápiz, el rimel y me apliqué todo…un poco de polvos para tapar mis ojeras y el infaltable brillo para mis descoloridos labios. Alisé mi cabello y ya estaba listo. Solo quince minutos… en verdad era rápido.
– Que tal.
– Perfecto…
– Me voy y gracias por todo.
– Suerte
Me alejaba, pero una de mis tontas ideas me hizo retroceder…
– Qué facultad es esta.
– Literatura

“Una intelectual o una soñadora…ummm”
Deja de pensar en ella…tienes una cita
“¿Quién eres?”
Tu conciencia
“Cállate”

– ¿Por qué lo preguntas?
– Por nada, adiós
Rápidamente salí de ahí. Era hora de pensar claramente, de pensar que dentro de poco vería a Derek y todo estaría bien, porque todo estaría bien… ¿no?

Claro que todo estará bien
“No te permito que hables mientras yo no quiera”
Tonto

Hoy cumplíamos dos semanas de estar saliendo, hasta hace unos momentos pensaba que era esa persona que tanto había estado esperando…que por fin iba a conocer el amor y todo lo que eso implicaba, pero ahora con todo lo que había pasado las dudas se apoderaban de mí.

¿Te gustó mucho no?
“Que te calles!!!”
Jajaja…
Conforme caminaba trataba de recordar los momentos vividos con él…las idas al cine, los besos apasionados, las noches en su departamento…qué momentos…me gustaba tanto que me hiciera el amor, solo él sabía hacerme explotar de placer. Si alguien podía hacerme olvidar las caricias de la desconocida ese era él…mi Derek. Era tonto pensar en alguien que no conocía, en un encuentro furtivo, en algo que pasó porque nos calentamos…sí eso fue… solo nos calentamos.

Estás seguro que solo fue eso…
“Por supuesto”
No lo creo…no…no…no
“Schtttttt…”

Luego de callar esa tonta vocecilla en mi mente, me propuse hacer como si nada hubiera pasado y pasarla bien…sí lo pasaría bien y la chiquilla esa que se fuera a freír nabos…
Pensando en tantas cosas no me di cuenta ni cómo llegue. Era un pequeño bar que se encontraba no muy lejos de la facultad. Me agradaba porque era discreto y muy cómodo. Él me esperaba ya. Estaba sentado en el fondo, cerca de unos ventanales…mi lugar favorito. Al verlo, el corazón se me disparó…recordé la última noche en su departamento…sus manos recorriéndome por completo haciéndome gritar de placer. Esa noche grité tan fuerte que me tuvo que tapar la boca un par de veces…pero que podía hacer…no me gustaba reprimirme…
Temblando, totalmente estremecido, me acerqué a la mesa… al sentirme se levantó…
– Pensé que ya no venías– dijo mientras retiraba la silla para que me sentara.
– Tuve una práctica a última hora, discúlpame.
– No importa. Sabes…estás muy guapo– acarició mi rostro, tomando mi mentón depositó un húmedo beso cerca a mi boca…las piernas me temblaron…ufff qué sensación. Cerré los ojos y entreabrí mis labios dispuesto a recibir sus cálidos besos, pero sus verdes ojos, como un flash back, volvieron a mi memoria, un estremecimiento me recorrió por completo, Derek lo notó y se separó de mí.
– Qué te sucede.
– Nada …nada –respondí nervioso– no ibas a besarme…
–Eres delicioso chiquillo, delicioso– y sin más se abalanzó sobre mí, apresándome la boca…sus besos eran suaves al principio, pero después me dejaba sin aliento…dominándome por completo. Nos separamos con pesar, pero la gente nos miraba…no me importaba lo que pensaran de mí, pero tampoco era cosa de estar exhibiéndonos.
– ¿Y que tal tu día?
– Lo de siempre chiquillo…mucho trabajo en la compañía, muchos papeles que firmar, mucha gente con la que hablar…y yo terminando lo más rápido posible para verte…no sé por qué pero necesitaba verte.
– También quería verte…te extrañé mucho…
Me acerqué a él, recostando mi cabeza en su hombro…cerré los ojos para relajarme y disfrutar de su calor, de su cercanía…pero los momentos vividos con la desconocida, sus manos tocando mi cintura, sus labios besando ansiosamente mi cuello, pasaban como ráfagas de luz por mi mente inquietándome por completo.
Me separé de Derek notoriamente perturbado…
– Algo te pasa Bill…sabes que puedes confiar en mi.
– No es nada, solo estoy un poco nervioso…los exámenes quizás. Podrías pedirme algo fuerte… ya regreso.
– Claro
Sentí su mirada llena de dudas seguirme hasta el baño, solo cuando entré dejé de sentir ese peso en mi.

“Que me está pasando maldita sea…estoy demasiado caliente…y no…no puede ser…”
No será fácil olvidar sus caricias
“Pero a mi me gusta Derek”
Y?
“No estas siendo de ayuda”
Ummm…

Me lavé la cara y me pasé las manos frías por el cuello, por la espalda…poco a poco me fui calmando…no podía creer que estaba tan prendido y por una chica…era tan confuso…

“Tengo que borrar tus besos desconocida…tengo que olvidar tu rostro muerto de placer, tus manos tocándome…tengo novio…y me gusta mucho… mucho”
Repítelo hasta que te lo creas…
“La sacaré de mi mente como sea…como sea…”

Cuando me sentí más tranquilo salí. Me encontré con su mirada, bajé la mía y me acerqué a la mesa, sentándome lentamente…
– Cuéntame….
– No hay nada que contar.
Tomé la copa, revolviendo con la cañita el contenido y de un sorbo me la bebí…
– Hey más despacio…que no es jugo
Carraspeé al sentir un raspón en mi garganta…era fuerte en verdad. Miré a Derek, no se merecía que mi mente estuviera lejos…que no me concentrara en él…así que muy decidido me le acerqué…
– Vamonos…
– ¿Qué? –me apoyé en su muslo, presionándolo suavemente…
– Llévame a tu departamento… quiero que me folles…
Derek retrocedió casi espantado…me miró como dudando. Me mordí el labio inferior, mirándolo fijamente y me acaricié el cuello…fue suficiente…
–Se hará lo que tú digas…
Se levantó y retirando mi silla me tomó fuerte de la cintura, me guió a través de las mesas. Afuera, su Audi negro nos esperaba…abrió la puerta empujándome suavemente…
Rápido cerró y dio la vuelta para reunirse conmigo…
– No me voy a ir– no pude evitar sonreír…
– Chiquillo me enloqueces…no puedo evitarlo…
En un segundo estábamos en la carretera y yo con la mirada perdida rogaba porque Derek borrara el rostro de la desconocida…sus caricias…sus besos…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
karolina



Posts : 3734
Edad : 21
Localización : La Libertad, El Salvador.
_______________________ : Miembro

Reputación : 10

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Vie 02 Abr 2010, 4:26 pm

*____*

thiienez uN enOrme taLenthOo!! ^^
ztha super LiinDo ese capiithuLo, en seriiO,
nO dejes de subir mas xk de vdd ke eres wenA!!

LinDo! LiinDO! ii zeXiiE!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 11 Abr 2010, 3:10 pm

awwww
OMFG!!!
me encanta la conciencia de bill!!!
y la xava siempre sta pensando en el!!!
aaaaa
me encanta tu fic continualo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Love+18+yaoi. El amor no tiene sexo. Cap. V   Dom 11 Abr 2010, 4:20 pm

Gracias por sus comentarios...no saben lo importante que son para mi...aqui les dejo mi primer lemon...espero que les gusté...

.Capítulo V

Momentos después llegábamos a su departamento. En verdad era un bonito lugar, al menos a mí me parecía maravilloso…amplio, moderno, pero acogedor, con grandes ventanales que hacían que el anochecer se viera más melancólico aún. No había soltado mi cintura desde que bajamos del auto, pero al entrar me dejó y lento me acerqué a ellos acariciándome los brazos. Estaba nervioso, la vista era fantástica y sin poder evitarlo un suspiro salió de mis labios dejándome muy triste. Perdido en mis pensamientos, no me di cuenta cuando se acercó…

– ¿Quieres beber algo?–. Me lo dijo cerca, muy cerca, tan cerca que podía sentir su respiración entrecortada. Sus manos en mi vientre hacían pequeños círculos mientras se metían bajo mi camiseta. Me estremecí por completo, sintiendo mi cuerpo flotar, lento me di la vuelta y pasando mis manos por su espalda me recosté en su hombro.
– Qué te sucede, estás muy raro chiquillo–. Lo miré y tomando su mano la puse en mi pecho…
– No es nada solo que duele aquí…
– Que te parece si solo vemos unas películas…eso te hará sentir mejor…

Al oírlo se me humedecieron los ojos, no podía creer que ese hombre siempre estuviera dispuesto a hacerme sentir la persona más importante, siempre pensando en mi antes que en él mismo. Una gran ternura me invadió y poniendo mis manos en su nuca, lo pegué a mi rostro sin juntar nuestros labios…

– No Derek…no… hoy quiero amarte y sentirme deseado…muy deseado.

Bese su mentón bajando lentamente hasta llegar a su cuello, llenándolo de pequeños besos…casi al instante sentí sus manos apretarme con fuerza, acariciando mi espalda y mis caderas. Mi cuerpo reaccionó al instante, temblando a mi pesar…sus manos vagaban por mi costado levantando mi camiseta… estrujándola. Mis labios se perdían en su cuello, en el olor de su cabello…subí lento hasta el lóbulo de su oreja, mordisqueándolo y lamiéndolo, poseído pasé la lengua por sus mejillas, por su mentón, acariciándolo con mi piercing. Solo nos separamos para que mi camiseta dejara mi cuerpo…

– Me enloqueces chiquillo…

Sentí sus manos acariciar mi desnuda espalda en su totalidad, hasta perderse en mis caderas de nuevo apretándome fuerte…
–Eso es lo que quiero, volverte loco, completamente loco– dije jadeante en su oído…
Puse una mano en su pecho y me separé de él mirándolo seductoramente… caminé hacia el amplio sofá que adornaba la habitación y me senté. Con un dedo lo llamé y sin despejar sus ojos de los míos se fue acercando hasta pegarse a mi costado. Sin poder resistirse más atrapó mis labios con sus dientes, haciéndome soltar un pequeño grito…

– ¿Te lastimé?– separándose asustado.
– No… solo me sorprendiste…– no pude evitar sonreírle…
– Es que no has dejado que te bese y tus labios… tus labios…
– Mis labios qué…– dije casi retándolo…

No dijo nada, solo los miró y lento rozó su comisura con la punta de la lengua, recorriéndolos lentamente, haciéndome suspirar. Sin poder controlarme más tomé su rostro y lo besé…recorriendo con mi piercing su paladar, él desesperado trataba de atrapar mi lengua entre sus labios y yo riéndome no me dejaba…sus manos vagaban por mi cuerpo, acariciaban mis muslos, mi entrepierna…

– Derek me… me…sor…sor…prendes…
– Y no has visto nada chiquillo…nada…

Con fuerza pasó una mano por mi espalda tendiéndome en el mueble, se recostó encima de mí restregándose contra mi entrepierna, que ya dolía por la presión del pantalón. Besó mi frente, bajando lentamente por mi rostro, besando mi cuello, succionándolo…

– Ten cuidado…te dije que… nada…umm…nada de marcas…
– Pero…
– Sabes que no me gustan las marcas…
– Esta bien chiquillo engreído…

Con pesar disminuyó la presión sobre mi cuello y se concentró en mi pecho. Sentí sus labios atrapar mi pezón, juguetear con el piercing que recientemente me había hecho, haciendo que ráfagas de placer me acometieran como descargas, tensándome por completo. Mi otro pezón se endurecía de solo sentir sus dedos estrujándolo…

-Ummm…ummm... Derek…De…

Seguía jugueteando con mi pezón y yo me pegaba más a él, frotándome descaradamente…al sentirme me miró y sonriendo comenzó a acariciar mi entrepierna…

–Me gusta… sí… me gusta…

Lento desabrochó mis pantalones, bajándolos casi con veneración, subí las caderas ayudándole todo lo que pude, facilitándole algo que deseaba con desesperación.

–Derek… hazlo pronto…umm…umm…
–No chiquillo, será lento…muy lento…

Comenzó a besar mis piernas recorriéndolas con la lengua, succionando cada trozo de piel. Cerré los ojos con fuerza y sin saber por qué el rostro de la desconocida apareció…sus ojos verdes…los momentos que compartí con ella…todo…todo. Asustado quise incorporarme, pero Derek jugueteaba con unos de mis dedos…lamiéndolo. Excitado al verlo, me dejé caer de nuevo y con ambas manos tapé mi rostro…

“No…no estropearás este momento…no”
Te está excitando más no…
“Silencio…”
Deja que su recuerdo se apodere de ti y ya verás…

Esa vocecilla tonta podía tener razón, así que relajándome dejé que sus ojos verdes ocuparan cada rincón de mi mente…De pronto sentí sus labios sobre mi miembro cubierto aún por el bóxer…

– Parece que alguien lucha por salir…
– No me hagas esto por favor Derek – dije casi entre sollozos…

No podía más, quería rogarle que me cogiera ya, pero él deseaba tomarse su tiempo y yo no pensaba más que en sentirlo dentro de mí. Como pude me incorporé lanzándome a su cuello, pegándome tanto a él que sentí su dureza…

– Bill…
– Ya no quiero jugar más…
– Pero…
– Ya no.

Los ojos verdes habían tomado posesión de mi mente, ya no veía a Derek, a mi novio, para mi solo era alguien que podía calmar mi gran deseo…sí alguien con quien follar. Con fuerza lo empujé en el sillón y mirándolo con lujuria desabroché su pantalón bajándolo con todo y bóxer…

–Bill
–Te dije que ya no quería más juegos…

Seguí mirándolo mientras recorría su entrepierna con mis labios, Derek ya jadeaba así que tomé su miembro acariciándoselo con la punta de mi lengua, rápido comencé a succionar de arriba abajo, recorriéndolo en su totalidad, para después perderlo dentro de mi boca…cuando sentí que ya no soportaría más me detuve…él me miró casi desesperado, por toda respuesta me incorporé un poco, sentándome a horcajadas sobre él y tomando una de sus manos lamí el dedo medio haciéndolo entrar y salir de mi boca rápidamente…repetidas veces, luego lo dirigí a mi trasero, él entendió a la perfección y tomando mis nalgas lo perdió en mi interior. Con cada movimiento, el rostro de la desconocida aparecía en mi mente, era una situación tan desconcertante, pues recordar sus labios en mi cuello, sus manos en mi cadera me llenaban de sensaciones nuevas…sentía mi piel arder con solo pensar en su cuerpo sobre el mío. Sí, porque solo estaba pensando en ella, el rostro de Derek había desaparecido.
El placer que me hacia sentir incrementó cuando perdió un dedo más en mí. No podía más, me tocaba el pecho acariciándome los pezones, Derek extasiado me miraba y yo con los ojos cerrados viajaba lejos de ahí…muy lejos…a una columna a un pasillo…le tendí la mano y él se incorporó quedando sentado, me pegué a él…lamiendo su oreja…

– Ahora me vas a follar como nunca lo has hecho…me oyes…
– Se hará lo que tú digas…

Sentí sus dedos salir, tiró de mi cabello fuerte haciendo que lo mirara, pegó su frente a la mía y lento me penetró. Cerré los ojos, quería ver su rostro. A medida que los jadeos escapaban de mi garganta, sus arremetidas se hacían más fuertes, no podía contenerme… su miembro dentro de mi y las caricias de la desconocida en mi mente eran demasiado. Quería ocultar mi rostro en su hombro, pero él no me dejaba, seguía besándome…nuestras salivas se mezclaban y se escurrían por nuestros labios y yo cabalgaba como un loco, sintiéndome desfallecer acaricié mi miembro sacudiéndolo con fuerza, Derek me miraba sorprendido…

–Bill…espera…te ayudo…
–No…sigue… sigue y no hables…no…

Una corriente me recorrió por completo…estaba muy cerca, sentí mi interior humedecido, él no soportaría mucho… tiró de mi cabello respirando contra mi rostro y con una última arremetida más fuerte que las demás se corrió dentro de mi. Momentos después, ayudado por sus hábiles manos, me derramé en su estomago desgarrándome la garganta en un grito. Jadeante y con los espasmos de placer recorriéndome por entero caí en su frente, gimiendo en su rostro, humedeciéndolo con mi sudor.

Viste que no fue tan difícil dejarse llevar por unos ojos verdes
“Dios fue genial…”
Fue por ella y tú lo sabes
“Cállate...cállate… cállate”

Era cierto, por qué había de negarlo…me convertí en otro cuando dejé que su recuerdo se apoderara de mi mente, y ahora me avergonzaba de haber sido tan…tan…

Perra…
“Que te calles…”

Como si se hubiera roto el hechizo que me poseyó, aún cansado, me levanté rompiendo nuestra unión…sentí su semen humedecer mis piernas…me asqueé.

– Hey… a dónde vas– no pude avanzar, su mano aprisionaba la mía.
– Es tarde y debo irme– dije soltándome con algo de brusquedad.
– ¿Qué? – abrió los ojos… recién despertaba.
– Sí, debo irme…
– No seas tonto chiquillo, quédate conmigo…
Se incorporó y me tomó de la cintura pegándome a él…
– No… no me toques…por favor.
– Bill pero qué te sucede– su voz expresaba miedo
– Solo quiero irme… no me retengas más…
Me soltó. Sentí su mirada en mi, rápido comencé a vestirme…
– Está bien, como tú quieras, pero déjame llevarte
– No…tomaré un taxi…
– ¿Hice algo que te molestara? Dime…eso fue ¿no?… hice algo que no te gustó.
Lo miré, me dolía hacerle esto, pero me sentía asqueado, sucio, mal conmigo mismo y con él por haberlo usado. Tomé mis cosas y me dirigí a la puerta.
– Espera…
– Déjame…

Y casi corriendo salí de ahí…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Mar 13 Abr 2010, 12:40 pm

siiii!!!!!!!!!!!!
wooooooow
estuvo muuuuuuuuy bueno el capi.....aaa LEMON!!
me encanta la vocesita de bill....su "conciencia"
continua el fic
sube capi pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Mar 08 Jun 2010, 10:16 pm

No puedo creerlo, por fin encontré el dominio...cada vez que abría la página me salía algo de que el dominio había expirado...es un milagro pero de nuevo estoy aqui...espero subir pronto...empezaré a escribir ahora mismo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 09 Jun 2010, 7:30 pm

jeje
k bueno k lo enkontraste......
sube kapi pronto....
me muero x leerlo!!
lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fabill d kaulitz



Posts : 809
Edad : 22
Localización : buscando el mendiigo palo de mango dond esatan la adrii , la karo y bill xDD
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 8

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 09 Jun 2010, 8:33 pm

me gusta esta historia

aunq no la halla leydo desde el principio

segui xfa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 20 Jun 2010, 4:34 pm

Holaaaa....aqui les dejo otro capi...es un poco larguito, pero era necesario...

Capítulo VI

No era tarde, había mucha gente en la calle y decidí caminar un poco. Me sentía culpable…lo había disfrutado mucho, el mejor sexo de mi corta vida…fue el orgasmo más delicioso y extraño que había experimentado. Aún sentía mi cuerpo estremecido por esa indescriptible sensación, por esa liberación y todo con solo revivir en mi memoria los momentos pasados con ella…sus caricias…fue tan excitante. Ya no podía negar que todo lo que experimenté había sido por ella, solo por ella…y me sentía tan mal porque había usado a mi Derek para que me terminara porque esa pequeña me había dejado a medias…muy a medias. Lo peor de todo fue que después, cuando estuve satisfecho, me asqueé de la situación y huí como un cobarde, dejando a la persona que más me importaba.

Ahora si la regaste
“Cállate que por tu culpa pasó todo”
Solo ayudé…el deseo ya estaba en ti…
“Shhhhhtttt”

Hacía frío, así que tomé un taxi. Al llegar a casa, me despojé rápidamente de la ropa…sentía la imperiosa necesidad de ducharme, así que sin prender la terma me metí a la ducha…con desesperación refregué mi cuerpo, pero aún sentía su olor en mi. Cuando mis lágrimas se mezclaron con el agua fría pude sentirme tranquilo. ¿Qué me pasaba?, ¿por qué estaba sintiendo todo esto? No lo entendía.
A la mañana siguiente no quería levantarme de la cama, el cuerpo me pesaba y la cabeza no dejaba de dolerme…mami preocupada ya había entrado dos veces a verme.

– Será mejor que te quedes Bill.
– No…debo ir a clase.
– Pero…Bill…
– Solo tráeme una aspirina y me sentiré mejor.
– ¡Qué testarudo que eres mocoso!



Y a regañadientes salió para traerme la pastilla que me ayudaría a sentirme mejor. La verdad es que no deseaba ir, pero quería verla…sí…quería verla, acercarme a ella y decirle que por su culpa mi vida se había vuelto un caos…

Estás delirando
“Silencio”

Al poco rato entraba mami con la pastilla, la tomé y me levanté. Las piernas no me sostuvieron y tuve que apoyarme en la cama.

– Estás seguro que puedes ir…
– Sí mama… me voy a vestir…
– Está bien se hará lo que tú quieras.

Y silenciosa salió. Cogí lo primero que encontré…unos vaqueros y una de mis antiguas camisetas, pequeña pero no pegada, sujeté mi cabello en una cola, me puse los lentes y salí.
Me sorprendí de la poca gente que encontré…miré mi reloj…eran las 8…muy temprano, así que pude pasar sin sufrir la tortura de todos los días y me fui directo al pasillo, a la columna. Lo único que podía hacer era quedarme ahí y esperar que apareciera. Media hora después ya todos los salones estaban llenos y de ella ni rastros…

“Quizás tiene clases más tarde”
Estás perdiendo el tiempo
“Desaparece”

Aunque esa voz estresante tenía razón, decidí esperarla. Por tonto que parezca me sentí mejor…el solo pensar que la vería me hacía feliz y definitivamente no me movería de ahí. Una hora después, los alumnos comenzaban a salir de las aulas… esperé hasta que poco a poco los salones fueron quedando vacíos…y ella no estaba.


Tonto, qué haces…vete ya…
“No”
Pero ella no ha venido
“No me quiero ir”
Tonto…tonto…tonto
“Shhhhhttttt”

Esperé un rato más y cuando mi estómago comenzó a hacer ruidos extraños miré mi reloj…la 1…el tiempo volvía pasar y yo sin darme cuenta. Desilusionado agarré mis cosas y me fui, pero a medio camino una loca idea cruzó por mi cabeza…y si tenía clases por la tarde…regresé esperanzado, pero ya no esperaría tan cerca, pues los chicos me habían mirado raro y se decían cosas entre ellos, así que subí un piso y ahí, casi escondido por el follaje de un gran árbol, esperé.

“Esto es totalmente irracional, solo fue un encuentro, un maldito encuentro”
Es muy cierto
“Y tal vez le estoy dando demasiada importancia”
Eso también es cierto

Como supuse todos regresaron por la tarde…pero ella no apareció. Tratando de explicarme mi loco comportamiento el tiempo pasó y cuando me di cuenta el profesor ya había salido y volvían a quedar desiertos los pasillos.
De pronto, el sonido de mi celular me trae de regreso a la realidad. Era Brian.


– Qué
– ¿Por qué no viniste a clases? ¿Estás bien?
– Sí, estoy bien– mentí descaradamente, pero no quería hablar con nadie.
– Bueno, mañana vendrás…
– Sí, sí, sí nos vemos.
– Y qué tal te fue con Derek
– Mañana te cuento…sí…adiós

Y colgué el teléfono casi molesto. No había entrado a clases y creo que tenía un paso oral…esto era demasiado…demasiado, pero no pude verla y eso me fastidiaba…me hacia sentir extraño. Totalmente abatido tomé mis cosas y dejé mi escondite, lo único que quería era mi cama…ya no podía más con el dolor de cabeza que de nuevo se apoderaba de mi. Después de unos minutos llegaba a mi casa.

– Bill ¿qué pasó?
– No me siento bien mami…me voy a mi cuarto…por favor llévame unas aspirinas…
– Te dije que no fueras, pero como siempre se debe hacer lo que el señorito quiere.
– Vamos mamá no estoy para sermones– no pude evitar el tono alto de mi voz. Estaba fastidiado.

Y arrastrando los pies subí los escalones rumbo a mi cuarto. Abrí la puerta, tiré mis cosas y me dejé caer en mi suavecita cama…a los pocos minutos sentí entrar a mi mami.

– Toma querido…
– Gracias mami y perdón por levantarte la voz…
– Descuida bebé…no quieres un poco de sopita caliente…esa que tanto te gusta…
– No mami… ahora solo quiero dormir– traté de sonreír.
– Está bien… bebe bello…descansa.

Y cariñosa me tomó en sus brazos estrechándome fuerte, enternecido también la abracé. Tenía tantas ganas de contarle…de poder decirle lo que me pasaba, pero mamá no sabía de mi orientación sexual...lo sospechaba quizá por las noches que no dormía en casa, por las llamadas de Derek, pero no lo había escuchado de mis labios y ella esperaría a que yo se lo dijera…nunca me haría interrogatorios, así era mi madre…Simone Kaulitz.
Luego de darme un beso en la cabeza, salió de mi habitación. Como pude me desnudé y me puse la pijama, abrí mi cama y me estremecí por lo frías que estaban mis sábanas negras, las que me había regalado mi tía por ayudarle en su boutique…eran preciosas pero en ese momento se me antojaron sumamente heladas.

“Si estuvieras aquí desconocida…ya no sentiría tanto frío”
Lo sabía…estás perdido…
“Cállate… puedo fantasear todo lo que me de la gana y con quién me de la gana”
Ummmm… no si tienes novio
“Arghhhhhhhhhhh… déjame en paz”

Derek. Mejor ni pensar en él. Ese era otro problema…no me había llamado…ni buscado…debe estar muy molesto…que sé yo…
Cuando abrí los ojos ya era de día. ¿En qué momento me había dormido?, ni yo mismo lo sé, pero ya me sentía mejor. Rápido me levanté, me duché y me vestí con lo mismo que tuve puesto el día anterior…debía verla…y ahora sí la encontraría. Bajé pronto… mi madre sorprendida me quedó mirando…


– Querido ¿ya estás mejor?
– Me siento muy bien madre, ya me voy que se me hace tarde.
Y casi sin dejarla hablar, le planté un beso en la mejilla y salí corriendo. Llegué súper temprano, mi clase no había comenzado…pero igual entré, luego de la primera clase la buscaría. Poco después llegaba Brian…
– Hey amigo que te pasó...
– Me sentí un tanto cansado…creo que me va a dar la gripe.
– Me alegro que ya estés aquí…
– Disculpa por contestarte de ese modo Brian…a veces creo que soy bipolar…
– Ya lo sabía amigo…jajajaja

El salón se fue llenando poco a poco…me tocaba Historia del Arte y lo único que pensaba era en salir y esperarla, pero no podía, debía aguardar hasta que acabe la clase. Dos horas después, aprovechando que Brian estaba distraído coqueteándole a un chico que había entrado de otro salón, me escabullí y salí rápido, perdiéndome en los pasillos hasta llegar a su facultad. Me escondí en el mismo lugar y esperé…al poco rato salieron y nada…nada…no la veía por ningún lado.

“Será que me equivoqué de pasillo”
No
“Pero no está…no está”
Se está escondiendo de seguro
“No”
O ya te olvidó…
“No…olvidarme…no”
Uyyyyy, parece que te molesta mucho eso ¿no?
“Cállate”

De nuevo esperaría. Me senté en el suelo, pero sin perder de vista los salones, saqué mi cuaderno de dibujo y comencé a trazar líneas sin sentido…tenía que distraerme…y si en verdad ya no se acordaba de mi o si se estaba escondiendo para no verme. Una sensación extraña se apoderó de mi pecho…

“No, eso no…no podía querer pasar de mí…no”
Sí que te dolió
“Que te calles”

Como la vez anterior llegaron para las clases de la tarde y ella no apareció. El tiempo pasó y no llegó…volvieron a salir y ella no estaba…sencillamente parecía que nunca había estado ahí. Una profunda tristeza me invadió, total solo había sido un encuentro y ya le estaba dando demasiada importancia…quizá debía olvidar y buscar a Derek.

No puedes…no puedes…ya no.
“Pues lo haré”
No te mientas a ti mismo Bill…no lo harás
SILENCIOOOOOOOOOOO”

Y así pasaron dos días, los peores de mi vida. Siempre volvía al pasillo, pero no aparecía, y no me atrevía a preguntar por ella, pues no sabía ni su nombre, solo recordaba sus ojos y sus labios, pero eso no serviría de mucho ¿no?
Era viernes y como siempre después de clase me escapaba de Brian y volvía a mi escondite a esperar su llegada. Sabía que lo que estaba haciendo era irracional, pero no podía evitarlo, mis ganas de verla se habían convertido en una necesidad…ahora necesitaba verla…lo necesitaba. Pensando en todo eso no me di cuenta que alguien me observaba.


– Así que aquí es donde te escondes…por fin te encontré– Asustado volteé…era Brian…
– ¿Qué demonios haces aquí?
– Eso podría preguntar yo.
– Nada que te importe
– Ummmm…qué humor…pero como no tengo nada que hacer te haré compañía.
– Nooooooooo…vete ahora mismo– le grité totalmente fuera de control.
– Desde hace días estás muy raro Bill.
– Déjame por favor…por esta vez.
– Hace días que sales de clase y desapareces sin decirme nada…crees que no me di cuenta, pero hoy decidí seguirte y mira donde te encuentro. Además, sé que algo pasó con Derek….
– Qué…q–qué dices… él y yo estamos bien…
– No mientas Bill, Danny se encontró con la hermana de Derek y le dijo que él está diferente, que ya no sale como antes. Se ha vuelto un ermitaño. ¿Qué pasó entre ustedes Bill? ¿Terminaron?

No pude evitar que mis ojos se humedecieran al escuchar que Derek estaba mal…no me había llamado en toda la semana, ni me había buscado, ni escrito, pero yo tampoco había hecho nada por arreglar las cosas…nada…me había alejado de él sin darle una explicación y no se lo merecía…no…

– Será mejor que te vayas Brian…déjame solo…
– Te gusta alguien más ¿no?
Al oírlo me sonrojé hasta la punta de las orejas y bajé la mirada.
– Pero amigo…explícale a Derek…él lo entenderá. No sufras por eso…
– Cállate Brian, cállate…no sabes nada– mi expresión debió ser terrible pues Brian se acercó a mi preocupado.
– Pero, qué pasa Bill…
– Déjame Brian, por favor, déjame…
– No, sea lo que sea te está haciendo daño…vamos cuéntame… somos amigos desde crios Bill, no entiendo por qué no puedes confiar en mi.


Brian tenía razón, nos conocíamos desde los 6 años, habíamos compartido muchas cosas, él sabía todo de mí y yo sabía todo de él, pero por alguna razón no quería compartir esto con él.



– Cuéntame amigo…vamos…dime quién es el afortunado que te tiene así…
– Está bien, pero cuidado con lo que digas…solo escúchame…
– Vamos me estás asustando…estás muy misterioso, ¿acaso es un profesor?
– No.
– Ya sé…es Matt…decidiste aceptarlo…
– Nooooooooooooo...me vas a dejar hablar
– Quién será…quién será…no se me ocurre nadie más… y no creo que sea una mujer…


No pude evitar levantar la cara y mirarlo…fue involuntario. Sentí mi rostro mucho más sonrojado que la primera vez…nervioso me levanté y busqué un cigarrillo en mi bolso, lo encendí y me acerqué al balcón. Brian no había dejado de mirarme asustadísimo…



– No vas a decir nada.
– Déjame asimilarlo…no es fácil.
– Vamos ya he salido con chicas…
– Sí, pero por ninguna faltabas a clase y menos desaparecías…
Tenía razón, estaba jodido. Era la primera vez que faltaba a mis clases una semana…pero ya no pensaba…ya no…
– ¿Cómo pasó?
– No lo sé– dije con voz quebrada mientras aspiraba con fuerza. Pronto lo sentí a mi lado…comprensivo acarició mi brazo.
– Debe ser difícil, ¿no?
– No te imaginas cuánto…ves esos salones –apoyé la barbilla en una mano– uno de ellos es su salón.Vengo aquí como un idiota todos los días, quiero verla pero ella no aparece. A veces creo que solo lo soñé, quizás fue una mala broma de mi mente y lo inventé todo…no lo sé– tiré el resto del cigarro al aire mientras botaba el humo impaciente. Me alejé de Brian y me recosté en la pared esperando lo que diría…
– No entiendo Bill… siempre estuviste muy seguro de tus preferencias.
– Claro que si Brian y tú lo sabes mejor que nadie, pero esto es diferente…
– Claro que es diferente… es una chica…


Suspiré fuerte. Lo miré, su rostro expresaba confusión y pena…mucha pena…



– No sé que me pasa…desde hace cuatro días actúo inconcientemente…no estoy pensando…
– No será un platónico ¿no?
– Crees que estoy en edad de eso Brian.
– La conoces entonces…
– Claro.
– ¿Cómo se llama?
– No lo sé…


Brian me miró extrañado, de seguro pensaba que su amigo se estaba volviendo loco…



– Estás hablando en chino…me asustas…
– Fue un encuentro…en una columna…solo eso– no pude evitar que mi rostro enrojeciera…de repente un raro estremecimiento en mi entrepierna me advirtió que alejara ese recuerdo de mi mente.
– Bueno, por lo visto no quieres contarme y te entiendo…esto es nuevo y tienes que asimilarlo…pero explícame una cosa… por qué coño no preguntas por ella.
– No puedo…me muero de vergüenza.
Soltando una sonora carcajada me pellizcó la nariz…
– Bill Kaulitz con miedo…avergonzado…no lo puedo creer…
– No te burles.
– Está bien querido…como soy un muy buen amigo te sacaré de apuros…vamos– de pronto me tomó de la mano jalándome hacia el pasillo…
– A dónde me llevas…
– Vamos a preguntar por ella…
– Nooooooooooooo…– dije parándome en seco, mientras mi rostro comenzaba a arder de nuevo.
– Yo voy a preguntar, pero tú me acompañas.


Después de todo no era una mala idea. Me aferre con fuerza a la mano de mi amigo y caminamos lento…muy lento…y yo lo único que deseaba era que estuviera bien…

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fabill d kaulitz



Posts : 809
Edad : 22
Localización : buscando el mendiigo palo de mango dond esatan la adrii , la karo y bill xDD
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 8

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 20 Jun 2010, 7:19 pm

wau si q
ka desea continua xfa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ivette



Posts : 207
Edad : 24
Localización : waaaaa k aburrida ¬¬
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Lun 21 Jun 2010, 4:05 pm

wawwa me gusta muxo waw
vamos sube otroo cap k estan originales Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 23 Jun 2010, 4:17 pm

komo le hcs??????
kada vz k lo leo m gusta más!!!!!!
me enkanta!!!!!!
kontinualo x fa!!!!
esta sensacional!!!

lol! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Lun 02 Ago 2010, 9:53 pm

Disculpen chicas...pero he tenido muchos embrollos en mi vida...imagínense que ya no tengo trabajo...todo eso me ha deprimido un poco y ahora estoy terminando el proximo capi..espero salga esta semana...me alegro que lo hayan leido...y gracias por sus comentarios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fabill d kaulitz



Posts : 809
Edad : 22
Localización : buscando el mendiigo palo de mango dond esatan la adrii , la karo y bill xDD
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 8

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Miér 04 Ago 2010, 6:26 pm

hay nooooooooo
como q ya no tenes trabajo hay noo
q feo le pedire a mi diosito lindo q t allude
ojala y encontres pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: CAPÍTULO VII   Miér 11 Ago 2010, 11:56 pm

Por fin pude terminar este capi...creo que me salió muy largo, pero aquí está...espero les guste y disculpen si va lento, pero la depre me consume.
Gracias Fabill por tus buenos deseos...


Capítulo VII

El pasillo se me hacía de lo más largo…parecía que nunca íbamos a llegar…las manos me sudaban y me solté de Brian…tomé fuerte mi bolso tratando de no pensar tanto, de no sentir estos terribles nervios…

– ¿Cómo es?
– Sus ojos son hermosos, sus cejas son perfectas y su cabellera es tan…tan…
– ¿Rubia?
– No es morena, larga cabellera negra…
– Eso no ayuda en nada Bill…
– Por eso no me atrevía a preguntar por ella.
– Tonto…vamos.

Las piernas me temblaban mientras el pasillo llegaba a su fin. Todos los alumnos estaban afuera esperando la siguiente clase. Los reconocí a todos, así que temiendo que se acordaron de mí me detuve...

–Te esperaré aquí.
–Está bien, pero no te vayas.
–Gra…gracias…
–Para que estamos los amigos….además te debo varias…

Y sonriendo se alejó. Me le quedé viendo, en ese momento me parecía Superman. Lo vi acercarse al grupo, charlar animadamente y sonreír…

Puto”

Cuando Brian quería podía ser de lo más encantador, de lo más seductor. Era mi mejor amigo, con el que compartía mis aventuras y mis tristezas, con el que me iba de compras, con el que salía en citas dobles para terminar intercambiando pareja al final de la noche. Ummm… aquellos días me parecían tan lejanos, pues desde que empecé con Derek me volví un chico bueno…y ahora… ahora mi Derek debía estar odiándome…
Al poco rato, lo vi señalándome…inmediatamente todos voltearon a verme, me sonrojé y estúpidamente solo atiné a sonreír…me saludó y siguió hablando. Se demoraba mucho y yo impaciente caminaba de un lado a otro, poco después se acercó, me sonrió, tomó mi brazo y me alejó de ahí.

– ¿Qué pasó? ¿Averiguaste algo?…vamos cuéntame…– caminaba lento, con las manos atrás como si tuviera un gran secreto y yo desesperado solo lo seguía.
– Ummm…sí.
– Dilo pronto…por favor– de repente se detuvo y volteó a mirarme risueño.
– Bueno, pero te va a costar.
Entrecerré los ojos y lo miré impaciente…quería jugar.
– ¿Qué quieres?
– Una caja de bombones.
– Hecho.
– Pero no cualquier caja…
Bufé impaciente…
– Ya sé… de almendras con trufas…un asco…
– Muy bien Billin…
– No me llames así, sabes que lo odio. ¿Vas a hablar?
– Se llama Luna.

Una tonta sonrisa se dibujó en mis labios y sin querer mis ojos se humedecieron…

– ¿Qué más?– Mi voz se había suavizado tanto que casi no pude oírme.
– Está enferma –lo miré sorprendido–, pero no te preocupes no es nada de cuidado, volverá el lunes.

Me llevé las manos al rostro tapándome la boca en un gesto de total incredulidad, sin darme cuenta me alejé unos pasos de Brian…

– Por eso no la veía…por eso…tonto…tonto, pero ¿qué tendrá la pequeña?
– ¿Pequeña?
– ¿Qué…qué…dices?– Brian se había acercado sin que yo me diera cuenta y me miraba sorprendido.
– Acabas de decir pequeña…– sentí mi cara arder…literalmente.
– Sí...a…así la llamo…– agaché la cabeza lo más que pude, pero Brian me miraba como si ante él estuviera un extraño. Avergonzado comencé a caminar rápido…
– No te reconozco.
– Ni yo mismo me reconozco, así que no me sorprende que tú no lo hagas, pero cómo averiguaste tanto.
– Solo les dije que mi amigo estaba loquito por una de sus compañeras– me detuve y voltee como una fiera…
– QUEEEEEEEE…cómo te atreviste
– Era la única forma.
– Por eso me miraron…ohhhhhhh…– llevé mis manos a la cabeza…pateando el suelo fuerte…
– Y algunos se rieron te lo juro amigo…no me creyeron…
– Claro, les dijiste que al maricón de la universidad le gustaba su compañera, quién no se reiría…solo a ti se te ocurre hacer una cosa como esa…

Me sentí mal de repente. Todos sabían de mi orientación sexual…podría ella tomarme en serio cuando supiera.

Es que acaso quieres que te tome en serio
“Qué”
Billin estás mal…muy mal…

Un profundo suspiro se me escapó, pronto sentí la mano de mi amigo tocándome el codo.
– Lo siento.
– No te preocupes, estoy muy a gusto con mis preferencias…de…de seguro esto es solo una calentura que pasará pronto…simple curiosidad por no haberlo experimentado nunca…
– Si tú lo dices…– Brian avanzó, ya estábamos llegando a nuestra facultad y yo me sentí repentinamente más idiota que de costumbre…

¿A quién quieres engañar?

Sabes que no es una calentura, lo sabes bien...
Déjame en paz”
No te engañes solo te dolerá más


– Sabes, tu Luna es muy apreciada, la quieren mucho. Todos estaban muy apenados porque no había asistido a clases, pero le llevan las tareas y se encuentra mejor…impaciente por volver…
– ¿Así?...es que es…especial…–no pude evitar decirlo. Me detuve…Brian se había parado de repente y por poco me choco con él.
– Ah, se me olvidaba… aquí está su dirección.
Miré a Brian para cerciorarme de que no se estaba burlando. Sus ojos me decían que no se había creído nada de lo que había dicho acerca de la calentura.
– ¿Y qué se supone que voy a hacer con su dirección? ¿Mandarle una carta?
– Si quieres, pero creo que deberías ir a verla– ahora el que lo miraba como si fuera un loco era yo.
– Estás delirando.
– Tienes que ir a verla.
– Como se te ocurre, Brian piensa por un momento, no la conozco…ella no me conoce…a…además… ya te dije que…que…so…solo…solo…es una calentura– el colmo, desde cuando era tartamudo…joder…
–Vamos si quieres seguir diciendo eso…no es mi problema, pero no ofendas nuestra amistad pensando que te voy a creer. Llevas cuatro días espiando su salón, cuatro días esperándola…por favor tienes que ir a verla– lo miré asustado…tenía razón…me moría de ganas de verla, pero su casa…me parecía demasiado…demasiado.
– No me atrevo.
– De donde te salió la timidez. Me estás cansando, en verdad te lo digo.
Con un gesto de fastidio se alejó de mí caminando más rápido. Tenía razón, de tímido yo nunca había tenido nada, es más a veces se asustaba de lo atrevido que podía ser cuando se trataba de algún chico que quería ligarme. Lo seguí y poniéndome a su costado tomé su mano…
– Perdón, no sé cómo manejar todo esto, compréndeme…
Se giró y tomando mi mentón, me dijo muy cerca…
– El amor no tiene sexo amigo…no lo tiene. Ve a verla…te acompañaré.
Sonreí como un tonto y me prendí de su cuello, estrechándolo fuerte…
– Hey suéltame…acaso quieres matarme…
– Jijijijiji…– pero no lo soltaba.
– Mañana iremos, ¿está claro?
– Sí– y haciendo un esfuerzo se separó de mi.
--Y ahora regresemos a clases…hace días que no entras…
– Sí amigo te juro que casi…casi extraño a Kotech.
– Eso si sería totalmente increíble.

Un poco más tranquilo, con una difícil decisión, pero con todo más claro me dirigí al salón.
El resto de la tarde se me pasó volando. No la había visto porque estaba enferma…no huía de mi y eso en cierta forma era un alivio…sí…un alivio. Pero y ahora… ¿iría a su casa? sabía muy bien que Brian no me dejaría en paz hasta que lo hiciera…pero me moría de miedo.
Al salir de la facultad, Brian me recordó que pasaría por mí por la tarde…como pude asentí y me alejé caminando lento, no tenía ganas de llegar a casa y menos de hablar con mi madre. Caminé hasta un parque cercano y elegí una banca algo alejada, saqué mi cuaderno de dibujo y miré a mi alrededor, quería dibujar pero no sabía qué…de pronto posados en la rama de un frondoso árbol un par de palomos arrullaban. Uno parecía estar recostado en el otro, cerca muy cerca frotando su cabeza en el pecho contrario…abrían de vez en cuando sus grandes ojos naranjas y se dedicaban cariñosos arrumacos. Volví a mirar, ahora uno rascaba al otro…perdía su pico en el cuello dentro de las plumas…qué tiernos que eran esos animales…

¿Observas palomas?
“Son hermosos animales llenos de amor…”
En eso tienes razón
“Amor…”

Suspiré profundamente liberando mi pecho, el cual se había apretado dejándome apenas respirar. Sin perder tiempo comencé a trazar sus formas, sus cuerpos casi redondos...sus picos pequeños…eran adorables. Los dibujé hasta que se echaron a volar, ya oscurecía así que quizás buscarían un refugio. Pronto acabé. Sonreí satisfecho…no me había quedado mal. Tiempo después llegué a casa…mamá no estaba, de seguro se encontraba aún en la empresa…ser la administradora había alterado sus horarios y podía llegar muy temprano o muy tarde…esta vez agradecía que no estuviera…no soportaría un interrogatorio debido a la cara que traía.
Sería inútil decir que no pude dormir de lo nervioso que estaba. Me levanté temprano y después de mentirle a mi madre sobre una supuesta fumigación en la universidad, me dediqué a buscar lo que me pondría. Debía verme bien, quería que ella me viera guapo…muy guapo, así que después de mucha ropa tirada por el suelo me decidí por unos vaqueros no muy ajustados, solo lo necesario y una camisa blanca algo ancha, pero no muy transparente. Dentro de un pequeño bolso de mano, blanco también, puse el celular, los audífonos, mi brillo labial, los cigarros, el encendedor y el dinero. Luego de amontonar todo por un rincón me puse a planchar…todo debía quedar perfecto…la vería y eso me entusiasmaba mucho aunque también me llenaba de nervios.

–Arggggg…–sin darme cuenta me planché, literalmente, el dedo– esto me pasa por querer hacer cosas de mujeres…– mamaaaaaaaaaaaaá…
– ¿Qué escándalo es ese Bill?
– Plánchame esta ropa por favor…ya me quemé tratando de hacerlo…
– Lo que pasa es que eres un inútil bebé.
– Vamos madre no digas eso…
– Está bien…y se podría saber a dónde se va usted
– Saldré con Brian…
– Ummmm

Bajé las escaleras corriendo…debía llamar a Brian, debía ayudarme. De repente no supe si era lo correcto ir a su casa o no…me estaba entrando un ataque de ansiedad. Brian llegó dos horas después y decidimos que lo mejor sería ir por la tarde, ya habrían almorzado y no se incomodarían. Almorzamos juntos y después subí a vestirme…mami había dejado todo encima de mi cama y había arreglado mi cuarto…era sencillamente adorable. Despacio y muy nervioso me vestí, me maquillé suave y me puse mis botas altas. Mi cabello estaba húmedo así que definitivamente iría suelto…

– Por fin, ya es tarde…
– ¿Acaso se va a ir?
– Eso quisieras…vámonos.
– Ya vengo mami.
– No vengas muy tarde.
– Noooooo.

Luego de tomar el bus llegamos a una parte de la ciudad que no conocía. Era tranquila, llena de casitas casi todas iguales, parecía uno de esos barrios de clase media…era de buen ver. Caminamos buscando la dirección. Brian tenía la indicación, así que yo lo seguía, aún mirando al piso…

– Aquí es.

Alcé la mirada. Era un edificio, los llamados “multifamiliares”, rojo, bueno del color del ladrillo, algo feo en verdad que desentonaba con todo el vecindario.

– Aja-– no pude oír mi propia voz…estaba demasiado nervioso. Brian se volteó, mirándome irritado.
– Vamos, llegó la hora. Toca el timbre.
– Ya voy, ya voy…espera. ¿Qué…qué…número era?– dije mientras nervioso buscaba el papel con su dirección.
– ¿Qué estás buscando?
– El papel con su dirección…– ya había revisado los bolsillos de mis pantalones, ahora revisaba mi pequeño bolso, sin darme cuenta se cayó el labial…
– Oight…pero si yo lo tengo, vamos Bill cálmate– Agachándose lento recogió mi labial y lo metió al bolsito, cerrándolo él mismo.
– Es el departamento 15– y tocó el timbre sin esperar que yo lo hiciera, dejándome más que sorprendido.
– Solo consigues ponerme más nervioso…
– de pronto se oyó una voz en el intercomunicador. Volteé al instante, con el corazón a mil por hora.
– Contesta– dándome un pequeño empujón.
– Bue…buenas… se encuentra Luna…
De parte – volvió a decir la voz que supuse era la de su madre.
– De un ami…amigo…
Tiene varios joven…dígame su nombre.
Mire a Brian aterrado. Al verme se adelantó y me tomó del brazo fuerte…
– No te vas a ir…dile tu nombre…
– Bill…Bill señora…

Al instante, la puerta se abrió. Retrocedí espantado, pero Brian me dio tal empujón que casi me golpeo contra la puerta entreabierta.

– No voy a poder Brian…
– Entra, te espero aquí…
– ¿No vas a ir conmigo?
– Nooooooooooooo…ya sube…– y de otro empujón cerró la puerta, lanzándome dentro antes.

Suspiré aliviado al ver que era mucho más bonito por dentro. Los pisos estaban limpios, relucientes era la palabra correcta, las ventanas de los apartamentos dejaban ver cortinas graciosas…unas eran de flores, otras de cuadritos. Algunas ventanas estaban adornadas con unos cuantos maceteros, se veían tan country. Por lo visto quedaba en el segundo piso, pues esos apartamentos tenían un cero delante de los habituales números…extraño en verdad. Las escaleras eran de madera, pero rechinaban…no podía esperar menos. Llegué más pronto de lo que creí, había cinco puertas y la del departamento 15 era la del fondo. Con un miedo irracional toqué…no había terminado de resonar el primer golpe cuando abrieron, dejándome con la mano extendida. Avergonzado la bajé y tratando de no temblar levanté la mirada, encontrándome con los ojos de Luna. Me repuse rápido, no era ella. La mujer, aún joven, me miró de arriba a abajo mostrando su sorpresa y… ¿desaprobación?...oh sí esa mirada la conocía muy bien, quizás me había maquillado demasiado o mi ropa era muy sugerente, pero era claro que no le gusté.

– Así que tú eres…
– Bill señora…me llamo Bill– apreté con fuerza el bolso al notar que no paraba de mirar mis manos, de seguro no le gustó ni el esmalte negro ni los anillos.
– Pasa.

Al entrar me invadió esa sensación de hogar, la misma que no sentía desde que mi padre comenzó con sus interminables viajes. Era un departamento acogedor, ni muy grande, ni muy pequeño…lleno de figuras de gatos…pequeños y grandes cuadros, miniaturas, adornos…todo de gatos.

“Que extraño”

La sala estaba compuesta por sillones antiguos con caprichosos tallados de madera, una alfombra ya gastada cubría toda la estancia; una ventana al frente dejaba pasar algo de luz, en el fondo una puerta giratoria que supuse daba a la cocina y un pasillo. Además de los cuadros de gatos había fotos de Luna y su madre sobre las mesitas al lado de los muebles, pero curiosamente nada en esa casa denotaba la presencia de un hombre.
Nervioso me dirigí a uno de los muebles que me señalaba, ella tomó asiento frente a mi…sentía su mirada, era claro que no le gustaba…

“Diablos no debí maquillarme…”
Uyyyy te está mirando muy feo
“Silencio”

– Y dime… ¿de dónde conoces a Luna?
– De la universidad señora…– nervioso ante su atenta mirada comencé a estrujar mi bolso…
– Ummm… qué raro…conozco a todos sus amigos y a ti nunca te había visto.
– Sí…es…es que…vivo muy le…lejos y…me cues…ta veni…irr a ver…verla…
– Ahhh.

Bajé la vista apenadísimo…no sé cómo se me pudo ocurrir tan ridícula idea, además estaba tartamudeando como un idiota, ya no podía más.

– Y… ¿la conoces desde hace mucho?
– Hace unos pocos meses…y re…recién…me en...enteré de que está algo enferma…
– Sí demasiado estudio la llevó a una descompensación por estrés, bueno eso nos dijo el doctor.

No pude evitar mirarla. La pequeña en verdad estaba mal. No era nada simple, esas descompensaciones podían traer graves consecuencias, además si en verdad le pasaba algo grave su madre no me diría más…de eso estaba seguro. Bajé la vista muy apenado…

– Pero no te preocupes, ella está bien. ¿Quieres verla? ahora duerme, pero puedes pasar si gustas…

Levanté la mirada asustado…

“Demonios qué cara habré puesto”

– No…no…señora…no quiero incomodar…además ya debo irme…–sentí que mi cara ardía…
– Vamos no seas tímido…ven…

Se me acercó poniendo su mano en mi espalda…invitándome a seguirla. Me levanté como pude, dejé mi bolso y entrelacé mis manos en un vano intento de que no notara el temblor que me acometió de pronto. Con paso lento la seguí a través de un pasillo, mi corazón latía tan fuerte que ya dolía y al ver que me quedaba puso su mano en mi codo animándome a avanzar. Sentía que me miraba, levanté la vista…sus ojos fijos en mi rostro ya no demostraban desaprobación ni desconfianza…es más me miraban con… ¿ternura?

“Esto es demasiado…qué cara tendré”

El pasillo era largo o al menos así me parecía. Llegamos a una puerta que tenía como picaporte la cabeza de una gata tallada…

“Más gatos…esto ya me da miedo”

Abrió la puerta lentamente y con la mirada me invitó a acercarme. Ella entró y se paró a un costado haciéndome lugar, pero no pude traspasar la puerta…no… simplemente mis pies se pegaron al suelo. Su cuarto era extraño, las paredes estaban pintadas de azul cielo y su cama, en el medio de la habitación, era iluminada por la luz de una gran ventana. Era de madera y tenía un dosel, aunque más parecía un mosquitero. A un lado de la cama, una mesita de noche con una lámpara azul, un joyero y dos o tres libros; cerca de la cama apoyado en la pared un gran espejo se dejaba ver…ancho, fuerte, antiguo. Unos pasos más allá, un gran librero y al costado un escritorio, en él muchos papeles, lápices y más libros abiertos. Una de las paredes estaba casi llena de posters de grupos de música alternativa, algunos un tanto oscuros para mi gusto…en esa pared una mesita con su equipo de música y muchos Cd. Todo en esa habitación gritaba rebeldía, misterio y me fascinaba. Baje la mirada terminando de inspeccionar todo y me topé con los ojos de su madre quien sonriendo destapaba el suave tul que alejaba a Luna de mi vista…

– Acércate pequeño.
– No señora aquí estoy bien…

Quise apartar mis ojos de esa cama, pero algo más fuerte que yo no me permitió alejar mi vista de ella…ahí estaba la pequeña, apretando una almohada contra su mejilla, totalmente dormida. Su respiración era tranquila…pausada…su cabello, extendido en la almohada, se veía más largo de lo que yo lo recordaba. De pronto sentí vergüenza, ¿quién era yo para invadir su espacio personal, ir a su casa y verla?, acaso la conocía…acaso tenía una remota idea de quién era…podría hasta molestarse si se enteraba que un total desconocido había entrado en su intimidad. Una extraña sensación me inundó…confusión…tristeza…soledad no supe que fue pero unas ganas irrefrenables de irme me embargaron. La impresión había sido demasiada, todo había sido demasiado…fue como si despertara…como si saliera de un sueño al chocar con la realidad…con su realidad. La cabeza me dio vueltas de repente y me apoyé en la puerta, cerré los ojos…debía irme.

- Bill…te sientes bien…
- Sí señora…discúlpeme, pero ya…ya se me hi…hizo tarde…
- ¿En verdad estás bien pequeño?
- Muy bien…

Avancé por el pasillo pegado a la pared, mientras trataba de tranquilizarme…tomé mi bolso y me dirigí a la puerta…

– Espera te acompaño…
Su madre venía tras de mi, me abrió la puerta y reuniendo mis fuerzas voltee y le sonreí…
– Gracias señora y disculpe por la intromisión.
– No, ninguna intromisión…puedes venir cuando quieras…
– Gra…gracias…adiós…
– Adiós.

Caminé lento esperando que cerrara la puerta, cuando sentí el seguro comencé a correr y no me detuve hasta salir y ver la calle. Tomé aire, pasé una mano por mi cabello arreglándolo y caminé…

– Hey…espera…
–…–
– Oye qué te pasa…
– Déjame en paz…
– Pero cuéntame ¿hablaste con ella?
– No, estaba dormida.
– Pero por qué diablos estás así…no hablaste con ella pero la viste…deberías estar feliz…
– No seas idiota Brian…
– Bill…– su rostro expresaba confusión, pero no podía más…me sentía muy mal y debía descargarme con el culpable de toda esta m*erda que sentía.
– ¡Dime qué demonios hago aquí….acaso la conozco, acaso me conoce, acaso es posible todo esto! Es más quizás salga con alguien y yo haciendo el papel de imbécil al venir a verla…

Me alejé de Brian…quería desaparecer, quería…quería…ay ya no sé lo que quería…

– Amigo tranquilo…
– Cállate, cállate…nunca debí hacerte caso…nunca…yo lo sabía...lo sabía... lo que pasó entre nosotros no fue nada…nada.

Brian se detuvo…yo seguí caminando…rascándome los brazos fuerte como hacía cada vez que los nervios me llenaban de ansiedad…
– Entonces… sí pasó algo…
– ¡Sí, maldita sea, sí y ya deja de seguirme que quiero estar solo!… No entiendes Brian que esto no puede ser…
– ¿Por qué?…hace unos días te morías por saber de ella y ahora…ahora…no te entiendo…no.
– Tengo novio o al menos lo tenía, porque no sé si todavía quiera verme después que lo arruiné todo, pero no podía…no podía…

Sentía el pecho agitadísimo, ya se me hacía difícil respirar así que me apoyé en un árbol y busqué un cigarro en mi bolso…saqué el encendedor y traté de prenderlo, pero las manos me temblaban. Brian me miraba atentamente y violento me quitó el encendedor.

– Yo lo hago

Me puso el encendedor y aspiré nervioso, aspiré una y otra vez…grandes caladas…sintiendo el humo entrar en mis pulmones, en mi estómago…dejándolo un momento ahí para luego expulsarlo. Cuando me sentí más tranquilo avancé, Brian me seguía…

– Te dije que quiero estar solo
– No te dejaré
– Vamos no soy un crío de 10 años, ya sé cuidarme…además tu tienes la culpa por hacerme venir, así que aléjate…
– No te desesperes Bill, habla con ella cuando regrese a la facultad y todo se arreglará…
– ¡Y qué le voy a decir, dime qué le voy a decir…! ¡Que vine a verla porque la extrañaba…que no puedo sacármela de la cabeza…que hago cosas totalmente irrazonables desde que la conocí! ¡Quizás ya ni se acuerda de mi, entiendes…todo esto es una gran m*erda eso es lo que es…!
– Bill…
– Será mejor que olvide todo esto, sí eso será lo mejor…buscaré a Derek…le `pediré perdón y todo volverá a ser como antes…sí eso haré…imagínate yo con una chica…jajaja…

Me alejé casi corriendo de Brian, mis ojos estaban humedeciéndose ya no podía reprimir más mis lágrimas… habían querido salir desde que vi a Luna en su cama…Dios me sentí tan pequeño…tan fuera de lugar…

–Bill espera…
– Déjame solo…por favor…

Y corrí y corrí atravesando la pista como un desquiciado, unas cuadras más allá me detuve. Gracias a Dios, Brian ya no me seguía. Mis lágrimas caían libres por fin…extrañaba a Derek, pero lo que me hizo sentir Luna era inmenso y tan incomprensible, pero a la vez tan placentero y doloroso. ¿Qué haría ahora? Alejarme de Luna y fingir que no fue nada…buscar a Derek y volver como si nada hubiera pasado…qué hacer. Con todo esto revoloteando en mi cabeza me dirigí a la estación de buses…quería llegar tarde a casa…muy tarde…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fabill d kaulitz



Posts : 809
Edad : 22
Localización : buscando el mendiigo palo de mango dond esatan la adrii , la karo y bill xDD
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 8

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Sáb 14 Ago 2010, 9:44 pm

wau si q erez una gran ezcritora
ezpero con anziaz el otro capitulo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 15 Ago 2010, 5:07 pm

kyaaaaaaa!!!!
eres increible!!!!
soi thu fan!!! Surprised jeje
me encanta como escribes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Sáb 06 Nov 2010, 12:10 am

Ummmmm...lo siento, por fin puedo actualizar. Ahora tengo trabajo y ya estoy más relajada. Prometo actualizar más pronto. Mi hermoso Bill llega el 25 y lo veré, después de ese día no se que pueda pasar, en verdad marca un antes y un después en mi vida. Lo veré y eso me hace muy feliz.

Capítulo VIII

Luna

El día comenzaba. La luz que entraba por la ventana de la habitación me despertó. Me estiré perezosamente en mi cama, sentía una suave sensación recorriéndome la espalda, sería la misma sensación que no me dejaba desde que supe que él había venido a verme, sí tal vez era eso. Sin pensarlo más baje de un salto, ya me sentía bastante bien. Me paré frente al espejo, no me veía mal solo algo cansada.

—Bill, ummm hasta tu nombre es perfecto, maldito doctor por darme esos sedantes, cuanto hubiera deseado verte…

Me dirigí al armario. Hoy limpiaría, ja si hasta de eso tenía ganas…¡Dios qué cambio!
La puerta estaba casi escondida por la pintura de la habitación, deseo expreso de mi madre, pero a mí me gustaba, así que no me quejé. Entré, era increíble cuánta ropa negra tenía, pero adoraba ese color así que más daba. Comencé a rebuscar entre mi ropa, Dios habían polos de hace 2 años, los retiré y luego busqué entre mis pantalones. ¡¡¡¡Oh!!!! habían algunos tan anchos que ya no los usaba, definitivamente era hora de que desaparezcan. Pronto encontré los más ajustados…me encantaba usarlos ceñidos con una camiseta algo suelta. Abajo estaban mis botas, amaba unas en especial, las llamaba «mis todoterreno», pero también habían unas más estilizadas para salir con mis compañeros.
Me entretuve limpiando casi toda la mañana y cuando acabé salí con las manos llenas de ropa que ya no me pondría. La amontoné en un rincón y me metí a la ducha. Ummm… como deseaba que fuera lunes, quería verlo, hablarle. Era demasiada emoción instalada en mi pecho como para soportarlo, deseaba gritar, correr, llorar no sé…era demasiado para mí. Luego de estar mucho tiempo bajo el agua tratando de calmarme un poco salí, mi madre estaba en mi habitación y ya se llevaba lo que tenía tirado….

– Madre gracias, justo iba a llevarlo. Esa ropa ya no me sirve.
– Pero si son tus remeras favoritas, tus pantalones, tus polos negros…
– Pero ya no me queda, todo se me cae y ya no quiero usarlo.
– Ummm, creo que por fin podré verte algo más femenina, pequeña mía —. Voltee a mirarla, sonreía con malicia. Me dirigí a mi cama para ponerme la ropa que ya había dejado separada.
– Madre sabes bien que odio ese tipo de comentarios. Es como si tuviera que probar que soy mujer poniéndome una falda y tontos adornos en el cabello…me fastidia. —Pero no llegué a cambiarme, estaba molesta y me alejé buscando mi peine.
– Luna eres hermosa, solo deberías prestarle más atención a esos pequeños detalles que les gustan a los chicos, chicos como ese Bill que vino a verte.
Al escuchar su nombre me sonrojé avergonzada. Acaso se me notaba tanto, sonreí sin poder evitarlo y me dirigí al espejo. La cólera se me había pasado en un segundo.
– Llamó Jessica, me dijo que vendría con unos compañeros de la facultad, quieren verte.
– ¿Qué?
– Y yo les dije que estarías encantada de recibirlos…
–Pero…pero… —la miré, no tenía ganas de ver a nadie. Solo deseaba pensar en él todo el día.
– Tienes que ver a tus amigos Luna, además vendrán Michael y Sandy. Llame a Tom, pero no está en la ciudad.
– ¿A qué hora vendrán? —suspiré resignada y me dirigí al armario de nuevo.
– Dentro de dos horas. —Salí casi corriendo con el ceño fruncido.
–Pero mamá…
– Cámbiate Luna y ya no reniegues tanto que mañana verás al niño bonito.
– ¿Nino bonito?
– Sí, jajaja.

Y sin decir más salió. Me quedé en una pieza y solo atiné a reírme como una tonta presa de una emoción irracional. ¡¡Lo vería, lo vería, vería a mi niño bonito!!
Tenía una hora más así que me recosté en mi cama solo cubierta por la toalla. Me sentía tan distinta, tan atractiva, ¿qué pudo ver en mí para corresponderme de esa manera, para venir a verme? No lo sabía, pero lo averiguaría, se lo preguntaría y tal vez…tal vez….ronronee estirándome en mi cama y cerré los ojos para ver su rostro, su perfecto rostro sonrojado por casi devorar su cuello.
Media hora después bajaba ya vestida para ayudar a mamá en la comida y para arreglar un poco. Al mediodía llegaron, en verdad los extrañaba, eran mis compañeros, mis amigos y aunque habían venido a verme muy seguido no podía conversar mucho con ellos por los estragos de la medicina que tomaba.

–Querida amiga, qué feliz verte ya recuperada –me dijo Mary, una pelirroja, pequeña y llena de pecas, abrazándome fuerte.
– Si ya estoy mejor y volveré.
–Te extrañamos mucho Luna, las clases han sido tan aburridas –. Los ojos llenos de ternura de mi querido Ronald, un chico rubio, blanco casi transparente, me miraban.
–Sí Luna faltabas tú –. Luc, un moreno bajito, con una sonrisa hermosa me da un beso.
–¡Oh! Luc te extrañé muchísimo, pero pasen, pasen que pronto almorzaremos.
Los conduje alegremente al comedor y con ellos me senté.
– Y cómo han estado las cosas por la facultad.
–Como siempre Luna, hartas clases, orales a montón y mucho estrés.
– Ummm…cómo extraño todo eso.
–¿Regresas mañana no?
– Sí, por supuesto, estoy muy ansiosa por regresar –y como una tonta sonreí de solo pensar en él.
– No sabes lo que pasó en estos días. David invitó a salir a la estúpida esa de Fiorella fue algo tan triste…
–Ay amigo, pero eso ya se venía venir…
–Luna y tu amigo…Tom…¿no viene?
– Lo siento Karen, él está de viaje, pero te prometo invitarlo la próxima vez que me visites…jijiji.
– Ohhh… —todos en la sala rieron y Karen se sonrojó.
– No te preocupes a todas les gusta Tom.
– ¿Y a ti Luna?
– No, él es solo mi amigo…mi mejor amigo.
Tom. No lo había visto en días, hasta lo extrañaba. En ese momento la voz de mi madre me trajo de mis tontos ensueños.
– Luna, ven ayúdame por favor.
– Ya regreso chicos.

A los pocos momentos regresé con una fuente llena de pancitos confitados, que servirían de entrada. Mamá se acercó con los bols y repartió alegremente, a su lado servía la ensalada. Mary me ayudó a pasar los platos y después de unos minutos todos nos pusimos almorzar. La tarde pasó animada entre risas y postre. Los extrañaba en verdad, uno de ellos se acercaba siempre a la casa a dejarme las tareas, las cuales hacía durante la tarde porque en la noche me daban las pastillas para relajarme y dormía hasta el día siguiente. Los extrañaba tanto y extrañaba a Tom. Pronto comenzó a oscurecer y como mañana teníamos clases mis amigos dieron por terminada la velada.

—Mañana nos veremos ¿no? —Luc me tenía abrazada.
—Sí ahí estaré muy temprano.
—Fue un gusto comprobar que ya estas mejor —Karen me tomó de la mano, jalándome.
—Gracias amigos, les agradezco la visita.
—Lástima que Liz no pudo venir…
—Sí… ya la veré en la facu…
—Bien…nos vemos.
—Besos a todos.
—Besos Luna

Los acompañé hasta la puerta del edificio y regresé justo cuando mamá hablaba por teléfono, pasé por su lado, estaba cansada quería perderme en mi habitación y recordar a mi ángel, deleitarme con su rostro que no había salido de mi cabeza en toda esta semana, con el sabor de su piel. Puede sonar raro pero cuando cerraba los ojos y paseaba mi lengua ansiosa por mis labios humedeciéndolos sentía ese sabor mezcla de dulce y salado tan exquisito. Avancé con los ojos cerrados, pero mi madre con un gesto me detuvo, espere unos minutos y me pasó el auricular…

—Es Liz… —hice un gesto de cansancio, pero lo tomé.
—Ah —me senté en el mueble y estiré las piernas— Hola…
—Amiga disculpa por no haber ido, pero llegó mi tía y unos primos que no veía hace tanto tiempo que mi madre me prohibió que saliera.
—Está bien, no te preocupes.
—Pero mañana irás ¿no?
—Sí ahí estaré…
—Luna tengo que hablar contigo —se había quedado callada de repente como si tuviera miedo de hablar.
—¿De qué?
—Pero será mañana. Hoy descansa.
—¿Qué pasa Liz? Me asustas… —me incorporé aterrada. El auricular saltó de mis manos y lo agarré en el aire.
—No es nada malo solo que me extraña un poco algo que sucedió y que no sé como explicar.
—Ahora me lo dices…
—No, será mañana, pero no es nada malo…no te preocupes…— suspiré fuerte y traté de calmarme.
—Está bien Liz, esperaré…
—Bien, nos vemos. Me alegra que regreses.
—Yo…yo también tengo algo que contarte.
—Entonces será mañana.
—Sí.
—Adiós amiga
—Adiós

Colgué sin poder evitar sentirme muy nerviosa. Un extraño punzón en el pecho me advirtió que algo malo se avecinaba.

«No deben ser los nervios…nada malo puede pasar, no si te voy a ver ángel»

—Está extraña ¿no? —me asusté al ver a mi madre a mi lado. Ni la había sentido acercarse. La miré.
—¿Te diste cuenta?
—Sí, la noté muy nerviosa.
—Quiere hablar conmigo, pero parece que no quería decírmelo por teléfono.
—Qué raro.
—Me voy a acostar madre, ha sido un día largo y emocionante… —me incorporé avanzando hacia el pasillo.
Mis manos estaban frías y temblaba un poco.
—Ve querida, dentro de un rato paso a darte las buenas noches.
—Bien.

Caminé por el largo pasillo y entré a mi cuarto. No pude soportar el extraño dolor de mi pecho y me tiré a mi cama, cerrando los ojos. Casi al instante un hermoso rostro inundó mi mente y sonreí sin querer.

«Queda poco tiempo ángel, mañana te veré y no escaparás no…»

Una hora después, mi madre entraba. Fingía leer un libro, debía tranquilizarme de alguna manera.

—Lista para regresar.
—Sí, más que lista, ansiosa.
—¿Lo buscarás?

Miré a mi madre y me sonrojé sin querer. Se había sentado a mi lado y me miraba preocupada. Bajé la vista y asentí suavemente.

—Parece un buen chico. Pero ten cuidado.
Levanté la mirada. Mamá me veía fijamente…
—Sé fuerte Luna y sobre todo confía en lo que sientes.
—Pero yo…sentir…
—Hasta mañana. Trata de descansar. Besos.

Y acercándose más besó mi frente. Una extraña sensación me embargó.

«No, nada arruinará esta noche, nada arruinará nuestro encuentro, nada impedirá que te bese. Esta vez sentiré tus labios»

Y sin querer pensar más dejé el libro en la mesita. Me acomodé mejor, y cerré los ojos. Su rostro de nuevo…

«Mañana, mañana te veré…ummm»

Y cerrando los ojos se sumió en un reparador sueño, sin imaginar que lejos de ahí alguien suspiraba, alguien nervioso se estremecía. Alguien sufría tratando de negar lo que sentía…
[i]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fabill d kaulitz



Posts : 809
Edad : 22
Localización : buscando el mendiigo palo de mango dond esatan la adrii , la karo y bill xDD
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 8

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 07 Nov 2010, 7:45 pm

ziiiiiiiiiiiiiiiiii lo va
4 v3r ziiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
q 3mozion ziiiiiiiiiiiiiiiiiiii
z3guilo y k3 bi3n q y4 ti3n3z
tr4b4jo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aylin_bill



Posts : 269
Edad : 21
Localización : mexico
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Mar 28 Dic 2010, 1:52 am

kya!!!!!!!!!!!!!!!!!!
T_T eres mala..poooooooor k lo dejas hasta ahi??
me encanta thu fic!!
pon capi!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shadow



Posts : 16
Edad : 33
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Dom 06 Feb 2011, 6:02 pm

Disculpen por la falta de actualizacion...Vi a Bill tan cerca que pude ver la estrella es un dios...Bien sin falta cuelgo hoy...disculpas de nuevo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III   Hoy a las 11:32 am

Volver arriba Ir abajo
 
Love+18+Yaoi. El amor no tiene sexo..Capitulop III
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Un amor que nadie podra separar -Webnovela que tiene de todo- (Nick y tu) [Terminada]
» "EN EL AMOR NO EXISTE EDADES"(NICK Y TU)para tod@s grandes y pequeñas!!
» [YulSic] Look at the Picture.
» UN SOPLO EN EL CORAZÓN de Family
» Nuestro amor en el arcoiris (Jose María Hinojosa)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Tokio Hotel El Salvador :: Fanclub :: Imagination in a story...-
Cambiar a: