ÍndiceÍndice  HolaHola  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Mar 12 Ene 2010, 2:28 pm

Nombre: Ni siquiera la muerte.
Género: Twinscest.
Clasificación: +15
Advertencia: Muerte. (Yaoi/Yuri), incesto.
Descripción: Un amor homosexual es realmente imposible en el siglo XVIII, donde lo que más importa son las apariencias.
Thomas Trümper es un joven príncipe, tiene diecisiete años y de pequeño se enamoró del hijo de una empleada.
Bill Kaulitz se ha criado entre la realeza, a pesar de ser un sirviente, le enseñó muchas cosas al príncipe más joven, haciéndose su amigo.
Desde pequeños que comenzó un romance entre un príncipe y el hijo de una empleada.

¿Qué tanto te puede llegar a influir en tus decisiones tus vidas pasadas?
¿Qué tiene de diferente una persona que ha tenido vidas pasadas a una que no en el siglo XX y XXI?
Descúbrelo leyendo.


Capitulo 1
No me levantes la voz.

Bill y Tom pasean por los campos montados en sus caballos, ambos visten como príncipes, para ellos todo está bien.
—Tom, mira eso—dijo Bill apuntando a la sombra de un enorme sauce.
—Es perfecto—dijo Tom haciendo que su caballo se dirigiera hasta el árbol.
Bill le sigue de cerca, se bajaron de los caballos y tomaron los bolsos que colgaban de los animales.
Sacaron sus almuerzos y se sentaron.
El pelinegro se acerca al príncipe y acaricia su rostro, se sientan y comen en silencio mirándose a los ojos.
—te amo—le dice el criado al príncipe.
—y yo a ti—le responde con cariño.
Luego de comer se recuestan en el tronco del árbol y abrazados conversan sobre cosas banales.
Luego de mucho hablar se quedan en silencio, Tom mira a su amado y le ve dormido.


-.-/Tom POV/-.-
Le acaricié el rostro, jugué con su cabello.
Delineé el contorno de sus labios, eran tan hermosos, me tentaban demasiado, no pude más y le besé, él me correspondió el beso, me tumbó y me siguió besando.
Quería quitarle la camisa, quería poder tocar su piel, se la empecé a desabrochar mientras él reía y me seguía besando.
Cuando se la quité le acaricié su espalda, sintiendo su suave piel.
Le desabroché el pantalón, él me ayudo para que yo pudiera quitarme el mío, luego de un rato estábamos completamente desnudos.
—vamos al lago, Tom—me dijo tranquilamente.
—Mejor—le respondí.
Corrimos hasta el lago (que no estaba muy lejos), y al llegar, saltamos dentro, me acerqué a él y lo abracé.
Agarré su duro pene con mi mano y lo sostuve, gimió bajo y se dejo.
Nos fuimos detrás de la pequeña cascada, buscando una cueva, con mucho esfuerzo, hasta que la encontramos, adentro, había un pequeño lago, el agua me llegaba hasta la rodilla, entramos y nos abrazamos, acariciándonos.
Ambos sabíamos que debíamos llegar vírgenes al matrimonio, pero también sabíamos que nunca nos podríamos casar, el matrimonio entre hombres esta prohibido por la iglesia.
No tiene sentido morir virgen amando a alguien.
Me recostó en el agua, apenas tenia la cabeza afuera, el estaba sobre mí.
—Esto esta mal—dijo tratando de apartarse de mí, pero le retuve.
—no, no esta mal, si no nos podemos casar, nos casaremos a nuestra manera.

-.-/Fin Tom POV/-.-


Bill y Tom nadan nuevamente, la felicidad es todo lo que necesitan, y la tienen. Ríen casi todo el tiempo, ambos estaban muy felices.
—Te juro, que nada, ni nadie nos podrá separar—Prometió Tom.
—Te creo—contestó Bill
Luego de un rato, Bill se aburre de nadar.
—Tom, te quiero—comenzó—, y quiero que me lo hagas.
— ¿Qué? —pregunta Tom algo incrédulo.
—Quiero que me hagas el amor—dijo Bill.
Tom se acerco aun mas al pelinegro y sintió las caricias de Bill, se besaron terminaron haciéndolo bajo el agua, para ellos, fue una experiencia maravillosa.




Las mujeres ven a sus hijos volver, vienen bromeando, las dos mujeres bajan las escaleras y caminan hasta el establo, al llegar, ven al pelinegro besando a Tom.
—Bill, Tom, tenemos que hablar con ustedes—comenzó la reina.
— ¿Qué sucede, mamá? —pregunta Bill a su madre.
—Están en edad de casarse—le contesta la sirvienta.
—pero no nos podemos casar, esta prohibido—dijo Tom.
—ya esta todo listo, Tom se casará con la princesa Sandra, Bill con Isabel, la novia de Sandra—dijo Simone, la madre de Tom.
— ¿Qué? —preguntaron al mismo tiempo
—según una vieja tradición, cuando un príncipe se casa con una princesa, se debe llevar al sirviente con el que tenga mas confianza, para que este se convierta en su consejero, y si este esta casado, la esposa pasa a ser la dama de compañía de la princesa—dijo la madre de Bill.
—Pero no me quiero casar—se quejó Tom.
—lo siento, hijo, pero ya esta todo listo, se casaran del día de su cumpleaños, se hará una solo ceremonia—dijo Simone.
—se supone que aun no saben nada, bueno, se supone que Bill conoció a Isabel en uno de sus viajes, que ya están comprometidos y que vas a ir con Tom para hablar con ella y fijar la fecha—dijo la madre de Bill.
—tu padre va a hablar contigo hoy, debes decirle que tienes deseos de casarte con Sandra, si todo sale bien se van mañana en la mañana, toma tu anillo, Bill—dijo Simone dándole un anillo de plata al joven.
Simone miró el establo, la sirvienta le entregó todo lo necesario para montar a caballo.
—váyanse, recuerden que se supone que nadie sabe que Tom se casará con Sandra.




—Tom—llamó el rey al verlos entrar.
— ¿sí, padre?
—Vengan conmigo, los dos—dijo el rey caminando.
Los jóvenes caminaron en silencio detrás del rey, entraron a una gran habitación, el rey los hizo sentarse.
—ya sé que hablaron con sus madres, ¿les parece irse mañana en la mañana? Pero deben saber algo más, el padre de Sandra no sabe nada de este arreglo, el cree que su hija se va a casar con el príncipe de Alemania solo por una alianza.
—claro, padre.
— ¿y que hay de Isabel? —preguntó Bill.
—Ambos tienen sus argollas de compromiso—le respondió el rey.
— ¿Sandra sabe de todo esto? —preguntó Tom.
—sí, y esta de acuerdo, si ella se casa contigo no habrá guerra, y podrá amar libremente a Isabel.
—pero yo no me quiero casar.
—lo siento, Tom, ya está todo listo.
— ¡NO. ME. QUIERO. CASAR. CON. SANDRA! YO AMO A BILL.
— ¡NO ME LEVANTES LA VOZ! —gritó el rey.





— ¿Tom, estas listo? —preguntó Bill golpeando la puerta de su novio.
—Sí, ya lo estoy—dijo saliendo con un pequeño bolso azulado (pequeño para un viaje tan largo)
Los muchachos salieron del castillo sin siquiera hablarse, ni siquiera amanecía y apenas podían ver por donde iban.
Cuando salieron del establo con sus caballos listos, vieron a alguien envuelto en una capa negra.
La persona se les acerco y se quitó la capucha, era Simone, la reina.
—Mamá—dijo Thomas al reconocerla.
—Mis niños—dijo algo emocionada—. Tomen, por si necesitan algo—dijo dándole a Bill una pequeña bolsa de cuero, estaba llena de monedas de oro, Bill las tomó y las guardo.
—muchas gracias, señora.
—Bill, tú no eres mi sirviente, eres parte de mi familia. Llámame Simone.
—mamá, no deberías estar aquí, no es prudente—dijo el príncipe Thomas.
—tú no te preocupes por mí, preocúpate en volver sanos y con un anillo de compromiso.
Simone le dio a cada uno una capa negra y les hizo montar a los caballos.
—Que Dios este con ustedes, los cuide y proteja—dijo haciéndole la señal de la cruz a sus hijos. Porque, para ella, Bill también era su hijo.

La mujer llora al ver a los caballos y sus jinetes a lo lejos, sabe que se aman, no quiere que se casen sin amor, tiene un extraño presentimiento, aunque le parece absurdo cree que todo esto es una mala idea.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
tokita_13



Posts : 25
Edad : 23
Localización : mi casa
_______________________ : Tom Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Dom 17 Ene 2010, 4:13 pm

Hola tokita!!!
me encanto!!!
espero el proximo capi
con ansias!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Jue 28 Ene 2010, 7:36 am

Gracias por apoyarme, voy a ver si puedo subir hasa el cap. 3 hoy, porque me voy de campamento scout hasta.
me desaparesco hasta el diez de febrero.
Kattye Zimmer Cullen Kaulitz Vulturi
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Jue 28 Ene 2010, 7:40 am

Capitulo 2
Esperanza.


Después de varios días, los muchachos llegan al pueblo más cercano al castillo, allí, les espera una joven, Isabel.
—buenos días, Bill, Tom. Mi nombre es Isabel—dice la joven, era hermosa, su cabello castaño claro, sus ojos verdes, su piel blanca y tersa, era hermosa.
—buenos días, señorita Isabel, es un gusto conocerla—dice el joven príncipe.
—bueno, príncipe Thomas, yo te llevaré hasta el castillo. Bill también se quedara ahí pero con los empleados, luego te llevo a conocer a mi padre.




Cuando llegaron al castillo, Isabel dejó a Thomas solo, y se llevó a Bill.
El rey recibió a Thomas con mucha alegría, la princesa Sandra le pareció una muy buena persona, muy simpática, aunque quizás, muy joven.
El príncipe cenó con sus futuros suegros y su futura esposa.
Luego se fue a su habitación, bastante tarde, alguien llamó a la puerta.
—creo que seria bueno que sepas donde de ubica la habitación de Bill—dijo Sandra apenas el príncipe le abrió la puerta.
La princesa era rubia, como Tom, sus ojos castaños, era más joven que Tom, tendría unos catorce o quince años, al igual que Isabel.
La joven le llevó hasta las habitaciones de los empleados, donde les esperaba Isabel.
—Isabel—dijo Sandra al verla.
—Sandra—llamó la muchacha con el cabello castaño claro.
Las jóvenes se besaron y sonrieron al ver sus anillos de compromiso, los había comprado la reina Simone, los había comprado iguales para que Bill y Tom pudieran tener lo más parecido a una boda normal. A las muchachas también les gustó.
Las dos llevaron a Tom hasta una habitación bien escondida, cerca de una de las escaleras.
Tocaron la puerta y se despidieron de Tom, se fueron y la puerta se abrió.
—Thomas…—dijo Bill sorprendido.
Bill le dejo entrar y se sentaron en la cama a conversar sobre su día.
El padre de Isabel se llamaba Jörg, él sabia de la relación de Sandra e Isabel, y estaba de acuerdo con la boda, y Jörg, además de ser el padre de Isabel, era el amante de la madre de Sandra, ellos dos sabían.
El padre de Sandra estaba contento con el príncipe Thomas, era muy educado y conocía su reino, sabia de caballos y campos, pero también del reino y sus finanzas.
Pero ellos no eran felices.




Ha pasado todo un día, Tom no quiere casarse, no sin amor.
Simone sigue pensando en que algo malo va a ocurrir, no debió haber dejado a los jóvenes partir, debió de haberlos acompañado.
El príncipe Thomas esta enojado, no quiere casarse, pero si dice que no quiere, lo van a matar y todo su reino sufrirá las consecuencias de sus actos: la guerra.
Él no quiere eso.
Sale de su habitación y busca a Bill, este le esta esperando en uno de los pasillos del castillo, con su espada colgando del cinto.
Al verlo llegar se le acerca y lo besa. Es pasada la media noche, todos duermen.
Entran a la habitación de Bill, y Tom toma una pluma, tinta y papel, ambos escriben una carta, se dirigen a la habitación de sus prometidas y deslizan el papel doblado en las rendijas de la puerta, se van al jardín y buscan en el establo a sus caballos.

Cabalgan hasta un sauce muy parecido al que los cobijó esa tarde, buscan en el bolso de Bill un mapa, y buscan una cascada, al llegar recuerdan su primera vez, y se meten detrás de la cascada, detrás de ese tipo de cascada, siempre hay una cueva.
Los caballos están atados al sauce. Los caballos son los ángeles de Bill y Tom, Casimir, el caballo blanco, el caballo de Tom, siente que ellos ya no están, que han muerto en la esperanza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Re: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Jue 28 Ene 2010, 7:40 am

Capitulo 3
¿Dónde estas?


Un joven de diecisiete años se escapa de su casa, es rubio y tiene sus ojos castaños.
Thomas Trümper fue un príncipe en su vida pasada, recuerda el final de su vida, recuerda cuando esperaba la agonía junto a su amado.

Nuestras espadas están sobre nuestras muñecas, el ruido del agua al caer es el único aparte de nuestras respiraciones, él esta a mi derecha, contamos hasta tres y hacemos presión en nuestras muñecas.
Puedo ver la sangre salir de las dos hendiduras de mi mano derecha, mezclándose con la de Bill, la sangre se su mano izquierda.
Esperamos la muerte en silencio, sonrío al pensar que estoy muriendo por amor.
Lo miro, él ya se ha ido, pero su sonrisa aun esta ahí.

El muchacho monta en su caballo, junto a otro joven, Casimir, quien también ha decidido escaparse de su casa, han conseguido un trabajo en una feria que recorre toda Europa, deben encargarse de los animales, no es tan malo como todos creen.
Se podría decir que son amigos, pero no lo son tanto, a pesar de conocerse hace años, no hablan mucho.
Pero eso le da lo mismo a Tom, él solo quiere encontrar a Bill, su amor era verdadero, por eso dieron su vida, ya debieron haberse encontrado, pero como esto aun no ha sucedido, decidió irse de casa y recorrer Europa hasta encontrarlo, y si no llegara a encontrarlo, recorrería los otros continentes, todo por él.

— ¿sabes? —dice Tom tratando de iniciar una conversación—, en mi vida pasada, tuve un caballo que se llamaba Casimir.
— ¿sí? ¿Cómo era?
—era negro, tenia un diamante blanco en la frente.
— ¿Cómo lo conseguiste?
—en mi vida pasada era el príncipe de Alemania, cuando cumplí diez años, mi padre le dijo a Bill que me enseñara a elegir un caballo, y que a cambio le daría uno, elegí a Casimir, eran apenas unos potrillos, eran dos, Bill eligió al otro potrillo, eran iguales, pero el suyo era blanco con un diamante negro.
— ¿Quién era Bill?
—mi novio, mi mejor amigo, Bill era mi todo.
— ¿y tus padres que decían de ustedes? ¿Sabían?
—claro que sabían, pero no podían decir nada, siempre me dieron todo lo que quería, cuando se dieron cuenta de cómo nos mirábamos, nos dejaron, pero nos pidieron que lo mantuviéramos en secreto.
— ¿y donde esta Bill ahora?
—no lo se, me he escapado de casa para buscarlo.
—pero, ¿a que edad se conocieron?
—como a los nueve.
—él no esta aquí, Tom, si estuviera vivo ya se habrían encontrado.
—eso es imposible, nos suicidamos para encontrarnos en otra vida, para evitar una boda.
— ¿Qué boda?
—Alemania estaba a punto de entrar a una guerra, un matrimonio podría arreglarlo todo, la princesa Sandra era lesbiana, ella amaba a Isabel, Bill se casaría con Isabel y yo con Sandra, pero nosotros no queríamos eso.
—entonces se suicidaron para que los reinos no entraran en guerra y no tuvieran que contraer matrimonio.
—exacto.
—lamento decirte, Tom, que si no has encontrado a Bill, es porque él ha vivido más que tú.
— ¿Qué quieres decir con eso?
— ¿Cuántas vidas pasadas tienes?
—solo una.
— ¿y Bill?
—no lo sé.
—mira, Tom, yo he tenido tres vidas, esta es la cuarta, si yo hubiera amado a alguien el siglo pasado, y este alguien hubiera tenido una sola vida, no habría reencarnado este siglo, y esta persona habría reencarnado dos veces antes de encontrarnos de nuevo, vas a tener que esperar.



La feria esta en Francia, Tom es uno de los pocos que manejan el idioma a la perfección, él, junto con otros dos hombres deben encargarse de todo lo que implica hablar este idioma extranjero.
Tom se encuentra con una muchacha, tiene el leve presentimiento de que la conoce, es una adivina, luego de un rato mirándola, la reconoce, es Sarah, la que fuese su hermana menor en su vida pasada.
Se acerca corriendo a ella y le habla;
— ¡Sarah! —le grita Tom desde el otro lado de la calle.
— ¿Thomas? —pregunta Sarah, abrazándolo.
—Ven, vamos a mi casa—dice Sarah, tomándolo de la muñeca.
La muchacha no ha perdido su encanto, su cabello, esta uno o dos tonos más oscuros, sus ojos siguen siendo del mismo color castaño, su piel es blanca y tersa, su estilo de vestir, muy refinado. Sarah no ha cambiado en nada.
Ya en la casa de la muchacha, esta le sirve un te verde, para que se relaje, pues este le ha contado en el camino en que trabaja, y que es uno de los pocos que habla francés.
—bueno, hermano, ¿y cómo esta Bill?
—pues, la verdad no lo sé…
— ¿Cómo que no sabes?
—pues, por eso me uní a una feria, para buscarlo.
—Thomas, si no lo has encontrado, ha de ser por algo.
—no hablemos de eso ahora, quiero pedirte un favor.
— ¿Qué quieres, hermano?
—quiero que me cuentes que pasó después de que partimos a Austria esa mañana.
—bueno, mamá estaba muy extraña, como que presentía lo que iba a pasar, luego cuando nos llego la noticia, fue porque Isabel y Sandra llegaron a casa y le mostraron a mamá una carta que les dejaron, fui yo quien encontró los cuerpos, fue realmente impactante, estaban intactos, estaban abrazados y sonreían, sus espadas estaban tiradas cerca, todo estaba cubierto de sangre, mamá dio la orden de sepultarlos juntos, papá le dio su apellido a Bill, y, en la lapida de la enorme sepultura, dice, “Un homenaje a los príncipes alemanes que murieron por amor, amor a su gente, y que con sus sangre, se ha sellado el acuerdo de paz con el reino de Austria”
—la tumba es realmente hermosa, quizás sea un lugar turístico, no lo sé, pero es muy bonito, poco después de su muerte, vino una peste, primero murió mamá, luego yo—dijo Sarah.
—extraño a Bill, debí haberme casado, hubiera estado mas tiempo con él—suspiró Tom.
— ¿sabes? Yo soy adivina.
— ¿puedes decirme cuando encontraré a Bill?
—quien dice que ve el futuro, esta mintiendo, el futuro esta escrito para se borrado y escrito de otra forma, pero te puedo decir cuantas vidas tuvo Bill antes de conocerte.
—dímelo, por favor—pidió Tom.
La muchacha tomó la mano de Tom y se sumergió en el alma de este, encontrándose con recuerdos de su vida actual y su vida pasada, encontrándose con la conexión al alma de Bill, entró al alma de Bill y en ella encontró recuerdos de dos vidas, y escuchó una voz.
Por favor, Sarah, dile que lo amo, y que nunca dejaré de hacerlo—pidió la voz, era la voz de Bill.
Entonces, una imagen apareció frente a ella, dos muchachos, como de cinco o seis años, rubios, eran dos gemelos, jugando, y en sus ojos pudo ver a Bill y a Tom.
Soltó la mano de Tom y este abrió los ojos, reflejando dolor.
En la muñeca derecha de Tom, se veía sangre.
— ¡por Dios! —exclamó la chica.
Se levantó y buscó algo para la herida, encontró una camiseta blanca, la rompió y levantó la mano del muchacho, vendó la herida, pero al limpiar la sangre, se encontró con dos cicatrices. No había herida, solo dos cicatrices.
Tom sintió unos labios en su cuello, voltea a mirar, y se encuentra con un pelinegro, este le sonríe y desaparece.
— ¿Qué sucedió? —pregunta Tom.
—no lo se, nunca me había pasado algo parecido, en ninguna de mis tres vidas.
— ¿Qué viste? —pregunta Tom.
—Vi recuerdos de dos vidas… y…, él me habló.
— ¿Qué te dijo?
— Por favor, Sarah, dile que lo amo, y que nunca dejaré de hacerlo—la joven repite las palabras de Bill.
La joven se guardo para ella la imagen de los gemelos jugando, “El futuro esta escrito, pero para ser borrado y vuelo a escribir”




—Déjenme aquí—pidió Tom, negándose a seguir con la feria.
—Tom, aquí vas a morir congelado.
— ¡dejadme aquí! —gritó Tom.
Todos se fueron, y dejaron a Tom ahí, Casimir le miro con nostalgia, sabiendo para que se quería quedar Tom.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: Capitulo 4   Jue 04 Mar 2010, 9:10 pm

Capitulo 4
Leb die sekunde (Tokio Hotel)
——————————————————————————————————
Ok, desde ahora, trataré de ponerle el nombre de alguna canción al capitulo, así que, tratad de escucharla mientras lees.
Ok, en mis fanfics normalmente, los protagonistas dicen malas palabras, pero como estamos en cuaresma, mi abstinencia, además de la carne, será no decir malas palabras, y como mis personajes son parte de mi, también lo tienen prohibido.
***
Saludos a mi niña Kimayaaru.
——————————————————————————————————

Dos gemelos de seis años esperan a su madre, la que esta haciendo tramites para que los niños entren a la escuela.
Ya casi anochece, la primera estrella se deja ver en cielo, los recuerdos de sus vidas pasadas vuelven a ellos, los gemelos se miran, encontrándose con unos ojos que reflejan emoción.
—Mírate, eres rubio—le dice Tom a su gemelo menor.
—No por mucho—responde el menor.
—te extrañé—confiesa Tom.
—siempre estuve contigo—le responde Bill.
—ya lo sé, pero de todas formas te extrañé.
—Vamos, niños—les dice su madre, Simone.
Los niños se levantan y la siguen, se suben a un coche y se van.



En la noche, en el cuarto de los gemelos.
—Cuéntame de la vida que tuviste antes de conocerme—le pide Tom a su gemelo menor.
—no fue la gran cosa, era el hijo menor de una pareja de clase media.
—cuéntame de alguien de quien deba ponerme celoso—insiste Tom.
—nunca tuve pareja, me metí a un seminario.
— ¿moriste virgen?
—y como un viejo sacerdote.
Bill rió.
— ¿amigos?
—Andreas, un chico que conocí en el seminario, y Sarah, era una monja, también vivía en el seminario.
— ¿mi hermana?
—ya no lo es.
—vaya, debió habérmelo contado.
—no, ella no es así, no cuenta nada que no tenga que ver completamente de ella, a menos que sea necesario. No le gusta que la vean de chismosa.
—ya sé, para mí seguirá siendo mi hermana.
— ¿Y qué hay de mí? ¿Seré tu hermano? —le dice Bill acercándose un poco más, y con los ojos vidriosos.
—prefiero que seas más que eso—le responde Tom con una sonrisa en su rostro, luego se acercó un poco más a Bill y lo besó con ternura.
—te quiero, Tom—susurró Bill.
—y yo a ti—le contesta Tom.

—llegué al seminario cuando tenia dieciséis, junto con Andreas, éramos los pupilos de un viejo sacerdote, siempre nos metíamos en problemas, hasta que un día, nos castigaron, y nos enviaron a ayudar en la cocina, allí conocimos a Sarah, la habían enviado a ayudar, puesto que la hermana que cocinaba para todos se había enfermado, para ese entonces, yo tenia dieciocho, y ella tenia diecisiete, luego de un año, el monje que se hacia cargo de mí y de Andreas, murió, y nos dejó al cuidado de su hermano menor, el que después, se hizo responsable de Sarah, ya que había decidido quedarse.
Cuando fui un sacerdote, decidí que lo mío era viajar, así que, con Andreas acordamos ir a predicar a los pueblos, y si nos necesitaban en alguno, nos quedaríamos, el día de partir, llegó Sarah, y se fue con nosotros, ya que quería conocer otros lugares, ya que ella había nacido en un pueblo pequeño, había crecido con las hermanas y así se había hecho monja. Y así partimos los tres, luego de un tiempo de recorrer, encontramos un pueblo que se había fundado hacia poco, y no tenían sacerdote, y nos quedamos ahí, nos hicimos cargo de la iglesia, y de los jóvenes que se nos unían, Andreas murió en una peste, y Sarah, prácticamente desapareció, ella estaba a cargo de muchas jóvenes, y con ellas, atendían a los enfermos.

Ocho años, desempacando.
Narra Bill.

Hay Personas a las que les agrada cambiarse de casa, de ciudad o escuela.
Pero yo no soy una de ellas.
Desde que mis padres se divorciaron, todo cambió, pero me acostumbré, ya me da igual eso del divorcio.
Ahora estoy en mi nuevo cuarto, revisado las cajas, ya que, con Tom, decidimos empacar todo junto, ahora creo que no fue una muy buena idea, ya tengo tres cajas abiertas, y juntas, para llevarlas al cuarto de Tom.
Cualquiera creería que dos gemelos con una conexión muy especial y que pasan todo el tiempo juntos, se pondrían a llorar por la separación de cuarto, pero no es así para nosotros, es complicado compartir cuarto, ya que los dos somos bastante desordenados, y constantemente estamos perdiendo las cosas.
Bueno, tener mi propio cuarto, significa que tendré mis cosas como yo quiera, y eso me agrada.

La nueva casa, es grande, y a pesar de que tendremos nuestras propias habitaciones, tendremos el sótano para los dos.
Mamá nos dio permiso para pintar nuestros cuartos y el sótano, el mío, lo pinte en blanco, con muchos detalles en negro, y Tom, la pinto de azul.
El sótano esta dividido, la sala de estar acordamos que seria de color negro, ya que tiene algunas ventanas, las habitaciones son naranjas, gastamos nuestro fondo común de ahorros en comprar lámparas, mamá compró alfombras y puso los sillones viejos. Tenemos nuestra propia casa bajo tierra.

— ¿Terminaste? —preguntó Tom desde la puerta.
—Sí, acabo de terminar—le contesto.
— ¿me ayudas a llevar las cajas a mi cuarto?
—claro, pero me tienes que ayudar a traer las otras al mío.
—Claro que lo haré, no dejaré que te lleves todo el trabajo tú—rió, cómo adoro esa risa, me encanta.
Se acerca tranquilamente a mí, me vuelve a sonreír y me besa, tranquilamente.
A mamá no le molestaría vernos besándonos, han pasado ya dos años desde que lo recordamos todo, y ella nos apoya y confía en nosotros, así que no se molestaría por encontrarnos besándonos.
Nos separamos ligeramente y nos volvemos a besar, pero fue muy corto el beso, tomamos algunas cajas y las llevamos al cuarto de Tom, luego llevamos otras a mi cuarto, y así, hasta que todas mis cosas están en mi habitación, y las de él, en su habitación.
**fin Bill POV**
(Lo siento, perdí la costumbre de narrar en 1º persona. T.T)

—Bill… —dijo Tom nerviosamente.
Bill sabe por donde va la cosa, pero no quiere que sea así, él siempre ha llevado la relación, simplemente no puede, él…
— ¿quieres ser mi novio? —pregunta Tom de un solo, tratando de no llorar, le costo mucho escupir esas palabras, el no es así, no tan lanzado.
—No—responde cortante Bill.
Tom le mira con los ojos abiertos, y se pone a llorar.
Bill le abraza y le consuela, Tom no entiende, ¿Por qué Bill le dijo que no? ¿No le ama?

— ¿Niños? —pregunta Simone asomando su cabeza desde la puerta, con una sonrisa en el rostro, al ver a Tom siendo consolado por Bill, deja de sonreír—. ¿Qué pasa? —pregunta preocupada.
—NADA—responde cortante Bill, con un tono de voz al que Simone le teme, ese tono tan autoritario, ese tono era demasiado cortante.
Simone no se atrevió a decir nada más que un temeroso “La cena está lista” antes de dejarlos.
¿Qué sucede? Tom no acostumbra llorar así, no lo hace, él es feliz, al igual que Bill, lo único a lo que le temen es a perderse el uno al otro. Se cuestiona Simone.
— ¿Qué sucede, Simone? —le preguntó Gordon al verla con el ceño fruncido.
—no lo sé.
—vamos, amor, ¿Qué sucede?
—no lo sé, Tom estaba llorando, no sé porqué, Bill no le dejo responderme.
—no te preocupes, ellos lo arreglaran solos.
—no, Gordon, no es eso, no estaban discutiendo, Tom lloraba y Bill le consolaba.
— ¿uh? Que extrañ…
Se escucharon gritos y cosas cayendo en el segundo piso, Simone se acercó a las escaleras y vio a Bill bajando rápidamente.
— ¡Sabes tan bien como yo que es lo que está sucediendo! —gritó Bill.
— ¿Bill? —preguntó Simone.
Tom bajó las escaleras detrás de Bill.
— ¡Eres un estúpido! —gritó.
Bill se volteó y cogió a Tom de la camisa.
— ¡No vuelvas a llamarme así!
— ¿Niños? —preguntó Gordon.
Los gemelos estaban con sus rostros rojos de ira y pena, Bill tenía los ojos vidriosos, y Tom lloraba desesperado.
—tengo todo el derecho de tratarte así, eres una completa  (Lo que trató de decir Gustav en el hormiguero [de España, porque el de chile es...] mejor me callo si quiero seguir con esto)
—agh, ¡ni que tú fueras algo mejor!






Terremoto en chile.
Mi familia está bien.
Pero la mitad de Talca, mi cuidad está en el suelo, y las clases se suspendieron, cada colegio dirá cuando empiezan las clases, así que estoy esperando a que mi liceo diga cuando comienzan las clases, estoy muy, muy nerviosa, y no se si quiero ir al primer día, porque aun no sé si estoy en primero medio A o primero medio B.
Mi twina es una estúpida, por eso no está en el mismo curso que yo, así que no le preocupa, ni siquiera verme nerviosa.

Gracias a radio Paloma, por comenzar a transmitir apenas una hora después de la catástrofe y por unir e informar a una de las regiones más complicadas del país luego de éste fuerte sismo, Gracias a todos por organizar y unir a un país herido por un terremoto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katte Zimmer



Posts : 12
Edad : 21
Localización : Talca. Chile.
_______________________ : Bill Lover

Reputación : 0

MensajeTema: 2° Parte del capitulo 4   Vie 05 Mar 2010, 2:36 pm

2ª Parte del capitulo Leb die sekunde
Simone logró calmar el asunto y que los muchachos cenaran en paz, todo se desarrolló en silencio, tranquilo, Simone y Gordon se mantuvieron al margen de la discusión.
Terminada la cena, Simone arropó a Tom, este no paraba de llorar desde que Bill estuvo fuera de su vista.
— ¿Qué sucedió, Tomy? —le preguntó Simone.
—nada, mamá, nada.
—Tom, por favor dime algo, no haré más preguntas si me respondes con sinceridad.
—Bill me rompió el corazón, eso es todo—dijo llorando.
—tranquilo, Tom, ustedes se aman, lo sé, todo volverá a ser como antes
—Eso-eso espero.

Simone esperó a que Tom se durmiera, cuando esto sucedió, dejó un beso en la frente de su hijo mayor, y se retiró.

Empujó suavemente la puerta de la habitación de Bill, éste estaba sentado en su cama, con los ojos cerrados, con los audífonos puestos.
Se acercó a él a paso lento y le arrebató los audífonos.

—Bill.
Bill soltó un suspiró.
— ¿Qué, mamá?
— ¿Qué le hiciste a Tom?
—nada.
—Bill, hablé con Tom, dijo que le rompiste el corazón.
—no te preocupes, me arrepentí de todo lo que le dije, le voy a pedir disculpas, además, él no es el único con el corazón roto.
Simone asintió.
—duérmete, es tarde.
Simone tomo el reproductor de Bill y los audífonos.
Se acercó a la puerta y la abrió.
—mamá, no te lleves mis audífonos—se quejó Bill.
—Te los regreso en la mañana—dijo Simone antes de irse.

Aproximadamente una hora después…
Bill estaba nuevamente vestido, peinado como a Tom le gustaba, y con algo de maquillaje de su mamá (para que no se le vieran las ojeras)
Suspiró luego de verse al espejo, se veía realmente bien.

Subió las escaleras y se dirigió al cuarto de Tom, empujó la puerta con cuidado.
Se recostó junto a su hermano, y lo besó, pero no le regresó el beso.

—lo siento, Tom, por favor, acompáñame, hay que aclarar algunas cosas.
— ¿a dónde quieres ir? —preguntó Tom, con la voz quebrada.
—hay un parque por aquí cerca, es el lugar perfecto, debe ser tranquilo.
Tom se levantó de la cama, y se quitó el pijama y se vistió frente a Bill.

Luego de un rato, los gemelos se escapaban de la casa, por la ventana de la cocina, Bill guió el camino en la oscuridad.
—Bill, ¿Dónde estás? —preguntó desesperado Tom cuando se vieron rodeados de árboles y oscuridad.
—aquí, ni que estuviera muy oscuro—le respondió tomándole de la mano.

Bill se sentó en el suelo, apoyándose en el tronco de un árbol, forzando a que Tom se sentara en su regazo, a éste le encantaba estar cerca de Bill, pero se sentía herido, y toda la culpa la tenia él.
Bill tomo aire y luego se decidió a hablar.
—lo siento, me comporte como un idiota, y… agh, joder, me arrepiento de todas las porquerías que te dije—se disculpo Bill.
—entonces ¿sí?
—no, no acepto.
Tom volvió a llorar.
— ¿Por qué?
—Eres un idiota sin memoria—dijo Bill riendo— ¿no lo recuerdas?
— ¿recordar qué? —le pregunta mirándole a los ojos.



**Flash back**
Escuchar The feather theme (piano) (Del soundtrack de Forest Gump, dura 3:45m)

1º de septiembre de 1789
El mismo sauce, el mismo lago, el mismo amor.
El amor es capaz de todo…
Bill y Tom están recostados en la sombra, ocultos en la intimidad que les ofrece el mismo árbol.

Nadie los puede ver, las hojas del árbol son suficientes para que puedan refugiarse de todos.
Tom juguetea con el negro cabello de Bill, el que está recogido en un moño bajo.
Apenas tienen doce años, se conocen hace tres, pero sienten como si se conocieran de toda la vida.
—Tom, debo decirte algo.
Tom alzó una ceja, algo enojado.
— ¿Qué es?
— ¿crees en todo eso de las vidas pasadas?
— ¿uh? ¿Qué es eso? —preguntó olvidándose de su enojo.
—cuando reencarnas.
—según la iglesia eso no existe, porque cuando uno muere, o se va al cielo, o se va al infierno, pero no revive.
—hmm…, eso si existe, Tom, yo ya he tenido otra vida.
—eso no es posible, eso no existe.
—Tom, nadie habla de eso, porque nadie cree en eso, más que los que ya han tenido otra vida, además, puedes vivir muchas veces, sin darte cuenta, hasta que te encuentras con tu alma gemela, entonces, lo recuerdas todo.
— ¿lo recordaste?
—sí.
Tom se notó inmediatamente cabizbajo.
— ¿no quieres saber quién es? —preguntó Bill riéndose.
Tom solo asintió mirándole a los ojos.
Tom estaba a punto de ponerse a llorar, y no sabia porqué, no sabia que era lo que sentía por Bill, solo sabia que quería estar con el para siempre, sin estar ni siquiera muy seguro de que era para siempre.
Bill tomo su mano y susurró.
— ¿quieres ser mi novio?

**Fin flash back**

Simone, por comodidad, fue a despertar primero a Tom, porque su puerta se encontraba más cerca de la escalera.
Al empujar la puerta, se encontró con algo que no esperaba, sus dos hijos estaban durmiendo en la cama de Tom, enredados en un abrazo y completamente vestidos.
Junto a la puerta de la habitación, estaban las zapatillas, las observo, estaban llenas de barro.
Despertó primero a Bill, éste abrió los ojos y parpadeó pesadamente, y cuando se disponía a despertar a Tom, el menor tomó su mano y le indico que el mismo lo haría, Simone asintió y se fue.

Simone confiaba en que sus hijos no habían hecho nada malo, además, estaban completamente vestidos, y lo más probable es que no se hubieran quitado las zapatillas si éstas no hubieran estado cubiertas de barro.

Bill besó suavemente a Tom, para despertarlo, cuando dejaron de besarse, Tom se frotó los ojos bostezando.
— ¿Qué hora es? —preguntó Tom.
—no lo sé, mamá vino a despertarnos—le contestó Bill.


Prepárense el desayuno ustedes, fui al supermercado, regreso pronto, Gordon se fue a trabajar temprano.

—Tenemos que ideárnosla para comer, los dos salieron—dijo Bill luego de leer la nota que había sobre la mesa de la cocina.


—Ok, nuestro aniversario, cae justo el día de nuestro cumpleaños—dijo Tom comiendo algo de sus cereales.
Bill no reacciono, no había probado nada de su desayuno, estaba perdido en sus pensamientos.
— ¿Bill? —pregunta Tom.
— ¿no te das cuenta? —le pregunta Bill.
— ¿de qué?
—el primero de septiembre es cuando todo lo importante ocurre.
— ¿uh?
—cuando era sacerdote, el día que me consagré, fue primero de septiembre, cuando morí, por primera vez, fue 31 de agosto, me sepultaron el primero de septiembre, tu cumpleaños, era primero de septiembre, el mío, no se sabia, pero se creía que el dos, es probable que también fuera primero, cuando nos conocimos, cuando aceptaste ser mi novio, cuando nos desangramos en Austria…—Tom interrumpió a Bill.
—cuando deje a la feria para morir por ti.
—cuando nacimos, cuando recordamos las primeras cosas.
—oh.
— ¿recuerdas que soñaste?
—sí, uh, cuando estábamos en la caverna, rodeados de agua, tú me sonreías—dijo riendo.
—Cuando te quité la virginidad—dijo Bill sonriendo.
— ¿y tú que soñaste? —preguntó Tom.
—cuando nos besábamos, cuando aceptaste ser mi novio.

— ¿niños?
Era Gordon.
— ¿Qué?
— ¿su madre está?
—No—responde Bill—, ya salió.
—Traigo el almuerzo, ya debo volver al trabajo—dice dejando una caja de comida para llevar sobre la mesa de la cocina—, los quiero—dice dejando un beso en la frente de cada uno.



Bueno, me había faltado poco.
Dedicado a Aru. Y obvio, a mi twina, Tamixye.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: (Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.   Hoy a las 3:36 pm

Volver arriba Ir abajo
 
(Twinscest+15) Ni siquiera la muerte.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Shutter Island, ¿otra Muerte en Venecia?
» estoy buscando basca que adore a la muerte
» La verdadera muerte de Michael Jackson xD
» la psicofonía mas famosa y aterradora y que causó una muerte.
» muerte de Mike scaccia guitarra de ministry

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Tokio Hotel El Salvador :: Fanclub :: Imagination in a story...-
Cambiar a: